jueves, 30 de mayo de 1985

El manual del burócrata

Una de las experiencias más frustrantes para el público interesa­do en los temas económicos es ojear las páginas de las revistas especializadas. Los artículos tratan temas muy abstractos y, por lo general, adolecen de una superabundancia de expresiones matemáticas. La situación ha llegado a tales extremos que muchas personas, que alguna vez pregonaban su entusiasmo por la  utilización de las matemáticas en la economía, tienen que ser obligadas a leer uno de estos artículos. Algunos de estos economistas arrepentidos han prometido no volver a comprar libros en los que aparezcan fórmulas matemáticas.

En medio de esta avalancha de artículos intensivos en el uso de las herramientas matemáticas, ocasionalmente se publican trabajos de economistas famosos, realmente interesantes y muy bien escritos que presentan en un lenguaje al alcance de la inmensa mayoría, enunciados económicos muy profun­dos. Si además el autor logra condimentar sus artículos con sentido del humor, convierte la lectura de temas económicos en una experiencia tan agradable como leer una buena novela.

Si alguien duda de la existencia de escritos económicos que puedan deparar un rato agradable y dice, como Santo Tomás, hasta no ver no creer, debe leer algunos de los artículos del Profesor George Stigler publicados en su libro "The Intellectuals and the Market Place"

El Manual del Académico

Uno de los artículos publicados en este libro se titula The Conference Handbook y busca facilitar la labor de los partici­pantes en las conferencias académicas. Para ayudar a los académicos Stigler presenta una codificación de los comentarios más frecuentes. Con muy fino humor propone que  estos comentarios sean adoptados por todos, para  simplificar la tarea, a veces penosa, de criticar un trabajo académico; de esta manera, sería suficiente  indicar los números de los comentarios.

Algunos de los comentarios codificados son realmente graciosos, como puede apreciarse por la muestra que se presenta a continuación:
Para la introducción:
A.El trabajo es una espléndida revisión de la literatura que, infortunadamente no abre derroteros nuevos.
B.El autor ha resuelto brillantemente el problema planteado, infortunadamente escogió el problema equivocado.
C.Es una lástima que la erudición y el ingenio del autor estén tan mal orientados.
D.Reconozco que soy solo un aficionado a estos temas y por lo tanto mis comentarios deben ser considerados como tentativos. Sin embargo, hasta un novicio encuentra material suficiente para sus críticas.
Algunos comentarios:

1.Adam Smith ya lo había dicho.
2.Desafortunadamente, hay un problema de identificación, que no ha sido suficientemente analizado en el documento.
3.Obviamente, los residuos no son mormales y la especificación del modelo es incorrecta.
4.El desarrollo de una teoría no es útil en este momento: se necesita realizar una serie de estudios de caso.
5.Si bien los estudios de caso nos pueden ilustrar, es imposible avanzar hasta que no se desarrolle un modelo del proceso.

El Anti‑Stigler a la colombiana.

Aunque a Stigler nunca se le pasó por la mente facilitar al burócrata la defensa de sus actividades, uno podría desarrollar unas ayudas para los funcionarios colombianos, ahora que han tenido que defender sus presupuestos contra los que intentan reducir el déficit fiscal:

1.Este es el programa favorito del Ex‑Presidente .....

2.El proyecto esta definido de antemano : son .... y se trata de financiarlo.

3.Porque dicho proyecto tiene adscrito un determinado nivel de beneficios sociales y porque no se le compara  en este respecto con otros proyectos posibles, la cuestión de rentabilidad se reduce a la de costos.

4.Los másteres de Chicago propusieron lo mismo en el Cono Sur.

5. Es una propuesta digna de Hood Robin pues le quita a los pobres para dárselo a los ricos.

6.Si la reforma pasa, se habrá perdido la principal conquista del último siglo.

7.La propuesta es muy buena en teoría, pero infortunadamente no opera en la práctica.

8.Una solución perfecta para los países avanzados, pero que no funciona en el trópico.

9.La alternativa planteada no ha sido ensayada hasta el momento.

10.Nuestra Institución ha sido pionera en este campo. Ayer recibimos la visita de una delegación de parlamentarios extranjeros interesados en estudiar la manera como estamos llevando a cabo nuestras labores.

Unos consejos finales para el burócrata: busque un nombre para su instituto que despierte los más hondos sentimientos y trate de conseguirse el patrocinio de Hefestos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada