lunes, 4 de septiembre de 1989

Precandidatos liberales y su equipos economico

Los tres precandidatos liberales con mayor opción, (por orden alfabético), eran los doctores Hernando Durán Dussán, Luis Carlos Galán Sarmiento y Ernesto Samper Pizano. La trágica muerte del Senador Galán obligó a su movimiento a buscar su reemplazo en el Dr. César Gaviria Trujillo. Como parte de la reanudación de la campaña electoral, recientemente suspendida por los dolorosos acontecimientos, todos los precandidatos han continuado con la conformación de sus equipos de trabajo y con la presentación de sus programas. Teniendo en cuenta la importancia creciente de la política económica en el marco de las campañas políticas y el profundo efecto que pueda tener en el país, es importante empezar a considerar si la elección de alguno de estos precandidatos puede afectar, de manera diferente, el manejo económico del país.

Es posible adelantar algunos comentarios sobre la manera como cada uno de los tres precandidatos mencionados va a enfrentar el manejo económico. El doctor Durán Dussán, como ex-Ministro de Hacienda, indudablemente tratará de manejar él mismo la política económica, siguiendo el estilo del ilustre ex-Presidente Carlos Lleras. Pondrá en el Ministerio de Hacienda a alguien en quien confiar, versado en el manejo económico, pero que se deje orientar. El candidato para este puesto podría ser Fernando Gaviria, ex-Ministro de Comunicaciones, ex-funcionario del Fondo Monetario Internacional y muy allegado al Presidente Turbay. Para el Departamento Nacional de Planeación, el Doctor Durán podría estar pensando en el Ingeniero y Matemático José Fernando Isaza, actualmente manejando la CCA. El Iacoca Colombiano también podría ser considerado para el Ministerio de Desarrollo, dado su conocimiento de la industria automovilística. Un tercer miembro del equipo económico podría ser Edgar Moncayo, ex-Director del Incomex. Debemos recordar que estos tres profesionales formaron parte, junto con el Dr. Durán, del equipo de empalme del Gobierno del Presidente Turbay. Entre los economistas de línea académica que lo acompañarían podría estar el ex Vice-Ministro de Hacienda y actual Asesor de la Junta Monetaria, Javier Fernández. Su experiencia lo convertiría, sin duda, en alguien importante en la política monetaria y fiscal.

El Doctor Gaviria Trujillo, dentro de los lineamientos del Dr. Galán, diseñará una política  "a lo Felipe González", dejando un claro juego a las fuerzas del mercado. Dentro de una cierta continuidad con el gobierno del Presidente Barco, podría desarrollar una política económica innovadora.  Entre los técnicos que podrían acompañar al candidato del Galanismo estarían figuras del Nuevo Liberalismo Gabriel Rosas Vega, actual Ministro de Agricultura, quien dada su experiencia en el sector bancario, podría ser un magnífico Gerente del Banco de la República o Ministro de Hacienda. Una alternativa muy interesante para el Ministerio de Hacienda podría ser Carlos Ossa, actual Gerente del Incora y candidato a la Alcaldía de Bogotá en la primera elección popular. En la Dirección de Planeación podría estar Nohra Rey de Marulanda ex-Directora del Incomex y ex-Subdirectora de Planeación. Un posible Ministro de Desarrollo podría ser el actual director del IFI, Luis Eduardo Robayo. Otros posibles candidatos a posiciones dentro del gobierno galanista serían el Senador Ernesto Rojas, el ex-gobernador Gustavo Nicolás Esguerra y el Concejal Jorge Muñoz. Igualmente, se daría participación a los funcionarios del actual gobierno como Luis Fernando Alarcón Mantilla actual Ministro de Hacienda persona muy allegada al precandidato Gaviria. También podría ser considerado el actual Director de Crédito Público Luis Alvaro Sánchez quien ha tenido destacada actuación en las gestiones del nuevo crédito externo.

El Director del Poder Popular, Dr. Ernesto Samper, en caso de ser elegido tendería a seguir el ejemplo de Alan García en su política económica. Entre los posibles miembros de su equipo económico estaría, como Ministro de Hacienda, su suplente en las listas, el ex-Ministro Guillermo Perry Rubio. El catedrático y permanente opositor del gobierno del Doctor Barco, Eduardo Sarmiento, podría seguir la tradición del Doctor Hugo Palacios Mejía, siendo primero Gerente del Banco de la República y posteriormente Ministro de Hacienda. La Dirección de Planeación, podría recaer en Florangela Gómez actual Presidente del Banco Popular y muy allegada al precandidato desde la época de ANIF. Ministro de Desarrollo podría ser Antonio Urdinola, ex-Director del Incomex.

Podrían esperarse no solo diferentes estilos sino también diferentes matices dentro del partido liberal, teniendo en cuenta a los candidatos y a sus posibles equipos de trabajo. Indudablemente el más intervencionista y que implicaría un viraje mayor de la actual administración, sería el gobierno del Doctor Samper Pizano. Es muy probable que en su gobierno se renegocie la deuda externa, se controlen las tasas de interés, se establezcan cambios múltiples, se acabe con el UPAC, se congelen las tarifas de servicios públicos, se aumenten los salarios por decreto y en caso de que estas y otras políticas no generen los resultados esperados, es probable que se siga el ejemplo de Alan García, nacionalizando el sistema financiero.

El gobierno de Durán Dussán haría un política con ciertos tintes fiscalistas, pero probablemente tendría dificultades en el manejo monetario, pues querría tener al mismo tiempo cañones y mantequilla. Los cañones, para poder actuar enérgicamente contra las guerrillas; y la mantequilla destinada a satisfacer su gusto por las obras de infraestructura. El manejo del endeudamiento externo puede presentar problemas por fricciones entre su gobierno y las instituciones multilaterales de crédito. No se debe olvidar que durante la alcaldía del hoy precandidato existieron controversias entre el Banco Mundial y la administración por el proyecto del Metro.

El gobierno de Gaviria tendría una clara continuidad con el actual, no sólo porque parte de su equipo está colaborando con este gobierno, sino por su orientación de centro izquierda. Sin embargo, su gobierno, paradójicamente, podría adoptar algunas reformas de clara inspiración "Reaganiana": basta recordar la Reforma Tributaria de 1986. El manejo económico se haría respetando las fuerzas del mercado y se dejaría en manos de técnicos con clara orientación del Presidente de la República. En donde se puede esperar una importante contribución de los antiguos militantes del Nuevo Liberalismo, sería en la gestión de los organismos descentralizados de carácter nacional. La experiencia ganada en el manejo de las empresas distritales, especialmente en el Acueducto, sentarían pautas para un necesario reordenamiento de su manejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada