martes, 9 de enero de 1990

¿Qué Será, Será?

La posibilidad de utilizar computadores para hacer proyecciones de población ha permitido ampliar su alcance. Hoy en día es posible hacer predicciones del nivel poblacional y de  composición por edad y sexo a un costo mínimo.

La cercanía a un nuevo milenio produce un deseo incontenible de viajar en compañía de Marty y su amigo el profesor a observar lo que nos depara el futuro. Ante la imposibilidad de volver al futuro el analista  debe contentarse con apelar a sus técnicas de proyección para predecir lo que va a ocurrir en el próximo siglo. Sin pretender competir con Herman Kahn y sus muchachos del Instituto Hudson que hicieron un ambicioso ejercicio de prospección a mediados de los sesenta el presente artículo presenta algunas cifras sobre lo que le espera a Colombia al comienzo del Siglo XXI.

El proyectar el futuro es por regla general una labor con un gran riesgo pues tiene muchas incertidumbres asociadas. Las proyecciones de los ingresos de un país o de una empresa requieren conocer tres elementos claves: el precio del artículo, la demanda per-cápita y el número de personas. Una revisión del grado de acierto de las proyecciones de estos elementos muestra que el error de predicción de las variables demográficas (el número de cápitas) es menor que el de las otras variables. A los que mejor les ha ido en épocas recientes en estas labores ha sido a los demógrafos. Sin embargo, este éxito relativo es relativamente reciente.

Las proyecciones de población tuvieron una triste historia en Colombia. Por regla general, exageraron el crecimiento y dieron lugar a inversiones sobre dimensionadas que han representado altos costos de oportunidad para la sociedad. Mi primera publicación hace más de 20 años fue precisamente una crítica a la metodología seguida en ese entonces para realizar las proyecciones de población. Las hipótesis implícitas de dichas proyecciones eran evidentemente imposibles de sostener en el largo plazo. Las altas tasas de crecimiento utilizadas para proyectar la población de las grandes ciudades colombianas se vieron desvirtuadas como consecuencia de la llamada transición demográfica. Las bajas en las tasas de mortalidad dieron lugar con un retraso a bajas considerables de las tasas de fecundidad pasándose de un régimen de altas tasas de mortalidad y fecundidad a uno de bajas tasas. Como se mostraba en el mencionado artículo publicado en el Boletín mensual de estadística al cambiarse algunos de los supuestos de proyección se obtenían resultados más de acuerdo con la realidad. 

Si bien las proyecciones de población a nivel nacional tuvieron errores menores, no por ello dieron en el blanco. Por ejemplo las elaboradas por el CEDE en 1970 tenían un estimativo de 32'818.000 Habitantes para 1985. Según los resultados del Censo la población en 1985 era de 29'879.330 habitantes. El error de proyección para Colombia fue entonces menos del diez por ciento. Sin embargo, esta precisión es mucho mayor que la lograda en la proyección del precio del petróleo. Como se mencionó en una columna anterior, los analistas del Banco Mundial proyectaron en 1980 que el precio del barril iba a llegar a los ochenta dólares al final de la década. 


En estos veinte años debido a las mejoras en la tecnología de proyecciones, a la relativa abundancia de cifras demográficas producidas por el sistema de encuestas periódicas y a una estabilización de las tendencias demográficas las proyecciones de población han pasado de ser el elemento de mayor incertidumbre de los planes de desarrollo y se han convertido en sus más sólidas fundaciones.  

En el avance logrado en el campo de la demografía en Colombia han contribuido destacadas personalidades. Tal vez el pionero en este campo fue el Doctor Alvaro López Toro que no solo hizo contribuciones importantes a la teoría de las poblaciones estables y cuasi-estables sino que inició en Colombia el campo de la investigación demográfica aplicada. El Doctor López Toro y sus asociados del Centro  de Estudios de Desarrollo Económico CEDE de la Universidad de los Andes utilizaron los materiales de los Censos de 1951 y 1964 para realizar las primeras proyecciones de población utilizando técnicas modernas de análisis. 

El gran impulso dado a la investigación demográfico en los años setenta dió origen a Institutos de Investigación dedicados al investigación en el campo de la población que fueron modelo en la América Latina. La Corporación Centro Regional de Población con sus investigaciones sobre las relaciones entre población y desarrollo contribuyó positivamente al avance del campo. 

La posibilidad de utilizar computadores para hacer proyecciones de población ha permitido ampliar su alcance. Hoy en día es posible hacer predicciones del nivel poblacional y de  composición por edad y sexo a un costo mínimo. Los métodos de componentes pueden ser utilizados con relativa facilidad para calcular la evolución de algunos grupos de interés. No es extraño contar con proyecciones de fuerza de trabajo, de familias y de estudiantes.

El Departamento de Estadística recientemente ha presentado unas proyecciones de población que nos permiten inferir que para la fecha en que salga este artículo habrá en Colombia 32'715.697 habitantes de los cuales 16'241.074 corresponderían al sexo masculino y 16'474.023 al bello sexo. De acuerdo con las proyecciones del DANE la esperanza de vida al nacer de los varones en 1990 es de un poco menos de 66 años. Las mujeres según el DANE vivirán casi 6 años más que los hombres pues alcanzarán a sobrevivir hasta el año 2061. A los políticos les puede interesar que de acuerdo con los estimativos del DANE existen casi 19 millones de electores. De estos 18'870.032 electores potenciales 9'201.396 son hombres y 9'666.836 son mujeres.

De acuerdo con las proyecciones del DANE la población va a crecer en la década del 90 al 1.8 por ciento por año llegando a comienzos del siglo XXI a 39'100.000. Al comienzo del dos mil según el DANE habrá una mayoría de 357.600 mujeres.  El potencial electoral para el 2000 será de un poco más de 24 millones de electores de los cuales 11'765.000 serán hombres y 12'404.000 serán mujeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada