lunes, 30 de abril de 1990

La Gerencia de la Capital

Sin pretender tener las soluciones que únicamente podrían conocerse después de un estudio institucional que la capital está en mora de realizar, valdría la pena hacer una serie de comentarios que puedan contribuir a que la próxima administración cumpla con sus deseos de mejorar el manejo gerencial del Distrito.

Faltan 30 días para el cambio de Alcalde. El Alcalde electo ha hecho especial énfasis en que le va a dar un manejo gerencial a la ciudad. Sin pretender tener las soluciones que únicamente podrían conocerse después de un estudio institucional que la capital está en mora de realizar, valdría la pena hacer una serie de comentarios que puedan contribuir a que la próxima administración cumpla con sus deseos de mejorar el manejo gerencial del Distrito.

Como bien lo ha demostrado la experiencia reciente, debe distinguirse entre el manejo de las grandes empresas descentralizadas y el manejo de la administración central. El manejo de las empresas depende en buena parte de una buena selección de los gerentes. La gestión de Andrés Pastrana ha sido exitosa pues ha logrado contar con buenos gerentes en el acueducto, la energía, los teléfonos y el Idu.

El Alcalde tiene un papel importante también en las Juntas Directivas de estas cuatro grandes empresas. El respaldo del Alcalde es crucial para que la Administración de estas Empresas pueda tomar las decisiones más acertadas. Las buenas intenciones de una Administración Distrital muchas veces se frustran al más alto nivel. Hoy en día la Juntas de las grandes Empresas se han convertido más bien en unas juntas de adquisiciones. Como bien lo ha prometido el Alcalde Caicedo Ferrer, el cambio en las Juntas Directivas es de vital importancia para la buena marcha de la Administración Distrital. No solo debe considerarse si es o no bueno que los Concejales participen en las Juntas, sino que también debe estudiarse si no se requiere que como en el Brasil se profesionalicen creando el cargo de miembro de junta. Estos miembros de Junta deberían ser personas de dedicación total a dichas labores.

El control de la gestión de los Gerentes de las Empresas es vital. La tendencia moderna en control de gestión parte de un compromiso entre los dueños (el Distrito) y el Gerente. Este compromiso que tiene todas las características de un Contrato y que se conoce como el Plan Contrato, fija en forma cuantitativa los compromisos que debe cumplir el Gerente a cambio de los recursos que le entrega la Administración para su gestión. Los compromisos ad-hoc como el impuesto a la ETB para financiar la semaforización deben desaparecer y convertirse en compromisos explícitos fijados en términos monetarios y registrados en el presupuesto, para que la gestión pueda ser juzgada adecuadamente. El Gerente de Teléfonos será entonces responsable de que los teléfonos funcionen y el Director del DATT será responsable de que los semáforos operen bien.

El manejo gerencial de la administración central es mucho más complicado. Aquí no solo se requiere contar con buenos funcionarios sino que también se deben realizar cambios importantes en la manera como opera. Los procedimientos existentes parecen estar diseñados para que no funcionen. El proceso de contratación es demasiado complejo. El registro de contratistas a pesar de estar unificado es un obstáculo formidable para lograr una mayor competencia en el proceso de contratación. Algunos requisitos que en teoría son buenos en la práctica se han convertido en barreras que han incrementado el costo de servir al Distrito. Hoy en día hacer una propuesta al Distrito es tremendamente costoso pues se requiere volver a aportar todas las certificaciones que reposan en el Registro Unico de Proponentes.

La organización del Distrito a nivel central parece haber sido diseñada por anarquistas. La responsabilidad y la autoridad se han diluido. Existe un gran número de agencias sin ningún poder real. Para hacer un proyecto importante es necesario reunir a personas de muchísimas áreas. La reunionitis es sin duda una enfermedad que tiene un medio ambiente favorable en el Distrito.


Si el Plan Contrato es útil para mejorar el manejo de las grandes Empresas, su utilización para la Administración Central es absolutamente necesaria. Mientras no se hayan fijado las metas que deben cumplir los funcionarios y no se efectúen mediciones de su cumplimiento los funcionarios de turno no serán responsables sino ante los padrinos que los hicieron nombrar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada