lunes, 21 de mayo de 1990

Transporte y desarrollo

 Como bien lo anotaba la Misión Currie, "La falta de un sistema unificado de transporte en Colombia es uno de los factores principales que contribuyen a un elevado costo de los artículos manufacturados".

Los candidatos a la Presidencia de la República han identificado la mejora del sistema de transporte como una condición necesaria para tener éxito en la política de apertura. Las mejoras en el transporte son vistas por muchos como la salvación mientras que por otros, en especial los fabricantes de vehículos, como una disminución de su demanda. Estos últimos consideran que entre mejores sean las condiciones del sistema mayor será la eficiencia del transporte y por lo tanto, para transportar un volumen de carga dado, menores serán los requerimientos de equipo.

Hay dos aspectos importantes que afectan los requerimientos de vehículos. En primer lugar, un aumento en la velocidad no se traduce en un aumento proporcional de los kilómetros recorridos al año. Existen una serie de tiempos muertos como el cargue y descargue que no dependen de la velocidad. En segundo lugar, si bien los kilómetros recorridos en un año pueden aumentar, la vida útil de los vehículos medida en años se reduce cuando el kilometraje anual aumenta. La disminución de la vida útil en años genera un aumento en la demanda de equipos en el largo plazo.

Por otra parte, existe un fenómeno más importante que es el efecto de las mejoras de transporte en el desarrollo económico. La Misión del Banco Mundial dirigida por el Profesor Currie, planteó en 1951 la importancia de integrar la economía colombiana en un gran mercado nacional. Como bien lo anotaba la Misión Currie, "La falta de un sistema unificado de transporte en Colombia es uno de los factores principales que contribuyen a un elevado costo de los artículos manufacturados. A su turno estos costos limitan en proporción considerable la demanda de tales bienes". Como consecuencia de los estudios del Banco Mundial se construyeron los tramos más importantes de la red troncal nacional y el Ferrocarril del Magdalena.

El Plan de Integración Nacional (PIN) puesto en marcha durante el Gobierno del Presidente Turbay continuó esta tradición iniciada por la Misión del Banco.  En el PIN se replanteó la importancia de unir las grandes regiones colombianas mediante inversiones en infraestructura para lograr un mayor crecimiento económico.

Los planteamientos del Banco y del PIN, no sólo obedecían a una estrategia de dotación de infraestructura sino que también incluían una perspectiva del desarrollo de la economía. Las inversiones buscaban incentivar la especialización del trabajo y así obtener economías de escala en la producción. Al igual que Adam Smith consideraban que la especialización estaba limitada por la extensión del mercado. Con una mayor eficiencia del transporte se pretendía lograr un mayor grado de especialización y una mayor eficiencia de las industrias.

Las mejoras del transporte han logrado crear un mercado de carácter nacional para muchos artículos. La producción se ha concentrado en los sitios con mejores características y se han podido lograr economías de escala. Infortunadamente, por la misma topografía del país, los costos de transporte siguen siendo elevados y se constituyen hoy en día, en una de las limitantes mayores para que Colombia se pueda insertar en la economía mundial. La estrategia de los noventa parece ser entonces, aumentar la especialización de Colombia en el contexto mundial mediante la reducción de los costos de transporte. Hoy como ayer los fabricantes de vehículos pasarán algunas noches de insomnio pensando en la reducción temporal de la demanda de toneladas-kilómetro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada