lunes, 8 de octubre de 1990

Ahorro en Verdes

El Modelo de Desarrollo en que esta empeñado el nuevo gobierno, en donde los sectores de exportación van a desempeñar un papel protagónico, no tiene todavía un esquema financiero muy definido.

 Como se demostró con la puesta en Marcha del Plan de Desarrollo de Las Cuatro Estrategias, el éxito de un plan depende en buena parte en lograr movilizar los recursos para llevarlo a cabo. El Modelo de Desarrollo en que esta empeñado el nuevo gobierno, en donde los sectores de exportación van a desempeñar un papel protagónico, no tiene todavía un esquema financiero muy definido. Si bien se ha hablado de buscar financiación externa no se ha mencionado la importancia de lograr movilizar recursos internos para esto.

Uno de los elementos que se han contemplado es la repatriación de capitales. Para un economista es fácil pensar que mientras no cambien las condiciones que afectan la decisión de invertir en el exterior y no en Colombia no va a tener éxito la medida. La experiencia diaria muestra que algunos de los que han sacado su dinero han buscado un medio de conservar el poder adquisitivo de sus ahorros. La devaluación y las tasas de interés pagadas por los bonos del gobierno americano han hecho muy atractivo el ahorro en dólares. Aún el caso de una cuenta corriente con intereses es bastante atractivo pues paga la devaluación y algún pequeño retorno manteniendo una relativa liquidez.

Así como el haber reconocido la tasa de interés real medida en pesos para financiar bienes locales como la vivienda fue una medida buena, ahora parecería razonable establecer esquemas para financiar la apertura con base en tasas de interés en dólares. No solo la gente desearía tener sus ahorros en Colombia sino que muchas instituciones que requieren proteger sus reservas técnicas podrían hacer uso de estos instrumentos.

Las entidades de previsión social encontrarían muy atractivo colocar sus excedentes en estos bonos en dólares para contar con unas reservas que mantengan su poder adquisitivo medido en dólares. La desconfianza natural de los afiliados a las promesas del gobierno se podría evitar si el garante de estos bonos fuera el Banco de La República.

Alternativamente, se podría dar la opción al afiliado del Seguro Social para trasladar sus ahorros a fondos pensionales privados. El valor de los ahorros en los fondos privados de pensiones debería estar ligado al dólar. Las nuevas contribuciones de los trabajadores ya no se harían al Seguro Social sino al fondo de pensiones privado.

Para incentivar el uso de estos recursos por los empresarios colombianos, el gobierno debería incentivar la creación de mecanismos de protección del riesgo cambiario. En el largo plazo, el éxito del nuevo esquema financiero indudablemente dependería del logro de un crecimiento acelerado. Si nuestro ingreso percápita crece rápidamente en dólares y si  las inversiones que se hacen son rentables el sector productivo podrá pagar los préstamos.

Indudablemente, es mejor deberle a ahorradores colombianos que a bancos internacionales que muchas veces exigen cosas que el país no está en posibilidades de cumplir. Es mejor incentivar a que los colombianos financiemos nuestro déficit fiscal a seguir contribuyendo con nuestras medidas, a que a través de la fuga de capitales financiemos el déficit fiscal de los Estados Unidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada