lunes, 19 de noviembre de 1990

El orden de los factores puede alterar el producto

De acuerdo con el libro de McKinnon y con la experiencia estudiada por el Profesor Edwards es importante realizar la liberación de la cuenta de capital de la balanza de pagos a lo último.

El libro Dinero y Capital en el Desarrollo Económico, escrito por el Profesor Ronald McKinnon, fue uno de los mas comentados en los primeros años de los setentas. El fundador de FEDESARROLLO, el Doctor Rodrigo Botero y algunos de los que estuvieron encargados de la política económica en los primeros años del gobierno de López, utilizaron el diagnóstico del Profesor McKinnon sobre la existencia de una represión financiera como uno de los principales problemas de ese entonces y propendieron por una liberación del sector financiero. La reforma financiera de López, inspirada un poco por McKinnon, extendió a otros papeles los cambios introducidos en el Plan de las Cuatro Estrategias para la financiación de la vivienda.

Curiosamente y después de casi veinte años el libro de McKinnon toma nueva actualidad. En su magnífica exposición en el Simpsosio sobre Mercado de Capitales, que con éxito organizó la Asociación Bancaria en los primeros días de este mes, el Profesor Edwards previno sobre las dificultades que podrían surgir en el proceso de apertura en caso de que la secuencia en que se realice la liberalización no sea la adecuada. 

De acuerdo con el libro de McKinnon y con la experiencia estudiada por el Profesor Edwards es importante realizar la liberación de la cuenta de capital de la balanza de pagos a lo último. La experiencia ha mostrado que para lograr una liberalización exitosa es necesario mantener durante todo el proceso una tasa de cambio real alta, para permitir mantener unas exportaciones competitivas y para compensar la disminución de la protección arancelaria y para-arancelaria.

La liberación de la cuenta de capital de la Balanza de pagos ha dado lugar en muchos casos a la entrada de capitales "especulativos". El influjo de capitales ha contribuido en algunos casos a una revaluación de la tasas de cambio real. Esta versión del Mal Holandés ha sido una de las causas de los problemas que sufrieron algunos países del Cono Sur en su proceso de liberalización.

Mi interpretación de la evidencia aportada por el Profesor Edwards es un poco distinta a la de tan distinguido académico. Para poder crecer, el país necesita contar con los recursos que los Colombianos tienen en el exterior. Tarde o temprano es necesario terminar con controles que son evadidos totalmente. La experiencia colombiana ha mostrado que los controles al movimiento de capitales no han servido ni para impedir la fuga de capitales, ni para impedir la entrada de esos capitales "especulativos". La existencia de 18 mil millones de dólares en el exterior son testigo de la inutilidad de los controles a la salida de capitales. La revaluación del peso a finales de los setentas y el rápido crecimiento de los precios de la finca raíz, han mostrado que los capitales "especulativos" pueden entrar a Colombia independientemente de si la ventanilla siniestra se abre o se cierra.


La apertura en que esta empeñada Colombia cuenta con un respaldo importante. Las medidas del equipo económico liderado por el Ministro Hommes tienen hoy en día el apoyo de académicos y hombres de negocios. La ocasión es propicia, las principales medidas se están tomando y deben recibir el respaldo de todo el país. Lo único que no podemos los defensores de la apertura es dejar de analizar si los argumentos de Edwards y McKinnon sobre la secuencia que se debe seguir en el proceso de liberalización son acertados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada