lunes, 26 de noviembre de 1990

La buena economía también funciona en el trópico

En eventos recientes como el Foro Lauchlin Currie, realizado hace pocos días en Bogotá, para celebrar el lanzamiento del Libro Vida y Política Económica de Lauchlin Currie, y en el Simposio sobre Mercado de Capitales los conferencistas con un mensaje más claro y relevante para la situación colombiana fueron dos profesores de universidades de los Estados Unidos.
  
En Colombia existe la creencia de que la economía que se estudía en los países avanzados no tiene mucha aplicación para países similares al nuestro. La realidad parece ser muy diferente. En eventos recientes como el Foro Lauchlin Currie, realizado hace pocos días en Bogotá, para celebrar el lanzamiento del Libro Vida y Política Económica de Lauchlin Currie, y en el Simposio sobre Mercado de Capitales los conferencistas con un mensaje más claro y relevante para la situación colombiana fueron dos profesores de universidades de los Estados Unidos. El profesor Rudiger Dornbusch, conferencista estrella del Foro Lauchlin Currie, es sin lugar a dudas una de las vedettes de los círculos académicos de Estados Unidos. Sus contribuciones al tratamiento teórico de las economías abiertas han sido muy importantes. Su libro sobre macroeconomía intermedia es uno de los más utilizados tanto en los Estados Unidos como en muchos países latinos.

Su amplia capacidad analítica en épocas recientes la ha dedicado al estudio de los problemas económicos latinoamericanos. Sus impresiones sobre la estabilización y el ajuste estructural de nuestros países y su relevancia para el caso Colombiano fueron los principales temas de su conferencia en el foro Lauchlin Currie.

Para Dornbusch la estabilización de la economía debe ser atacada de manera inmediata. No debe esperarse que la economía llegue a un estado crítico para tomar las medidas correctas. Estas medidas por lo general deben iniciarse con el ataque al déficit fiscal. Para el ilustre Profesor del MIT, lo primero que hay que hacer en este frente es aumentar los impuestos. No puede haber estabilidad mientras no se recauden impuestos. Dentro de su visión, cualquier impuesto es preferible a gravar la tenencia de dinero pues los únicos que no se pueden defender del impuesto inflacionario son los pobres.

Dornbusch recomienda que despúes de aumentar los recaudos se comiencen a eliminar los subsidios imperantes. Los precios políticos de los servicios públicos del combustible deben desaparecer. Para Dornbusch la venta de las Empresas del Estado es muy importante para lograr la estabilización. Recomienda seguir el ejemplo chileno de hacer la privatización al comienzo del proceso de estabilización. Si no se hace al comienzo al final es muy probable que el precio que se pueda obtener por las empresas sea menor.

Algo sorprendente en la exposición de Dornbusch fue oir su opinión sobre lo que se puede considerar como una meta de estabilización. Considerando su origen alemán y sus estudios en Chicago, se podría pensar que su propuesta de una meta de inflación para Colombia debería ser muy cercana a cero. Su apreciación personal sobre posibles costos y beneficios de una estabilización para una economía con inflación del 30% le llevo a proponer valores del orden del 20%.

El Profesor Dornbusch está muy de acuerdo con el desmonte de las licencias de importación. Considera que para la economía es terrible mantener un sistema de licencias. Sin embargo, no es muy partidario de rebajar rápidamente los aranceles pues considera que unos aranceles muy bajos pueden llegar a afectar negativamente la balanza de pagos.

Los análisis realizados por los profesores Currie y Dornbusch, el primero en el campo de la estabilización y crecimiento y el segundo en lo referente a estabilización, han demostrado que la situación de los paises latinoamericanos puede ser evaluada bajo los desarrollos teóricos efectuados en otras latitudes y no solamente bajo una visión nacionalista.


La similitud de las recomendaciones sobre la estabilización hechas por Rudy Dornbusch en el foro y las recientes políticas de Rudy Hommes podrán servir para corroborar la aplicabilidad de estas teorías en la economía colombiana. Si las medidas de política económica que están siendo tomadas por el Ministro de Hacienda logran sus objetivos, comprobaríamos una vez más la aplicabilidad de las enseñanzas que se imparten a orillas del Charles River. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada