lunes, 25 de febrero de 1991

Impuestos de Guerra

Los libros de texto elementales nos enseñan que, en la mayoría de los casos, el aumento  en los impuestos conlleva una disminución en la demanda agregada y por lo tanto da lugar a tendencias recesivas.

El gobierno recientemente ha incrementado los impuestos, con el fin de financiar aumentos en el presupuesto del Ministerio de Defensa, destinados a enfrentar la escalada guerrillera. Este aumento en los impuestos, no solo ha puesto sobre el tapete el manejo mismo de la Defensa Nacional, sino que ha dado pie para que algunos comentaristas vuelvan a considerar la conveniencia de un Ministro de Defensa Civil.

El efecto económico del impuesto no ha sido objeto de análisis. Sorprende que en una situación como la actual, en donde estamos bordeando la recesión, nadie haya comentado sobre los posibles efectos recesivos del aumento de los impuestos. Los libros de texto elementales nos enseñan que, en la mayoría de los casos, el aumento  en los impuestos conlleva una disminución en la demanda agregada y por lo tanto da lugar a tendencias recesivas.

A diferencia del caso colombiano, el cambio en la política fiscal de los Estados Unidos y sus posibles efectos en la estabilización de la economía es objeto de considerable debate. Además, no solo se hacen predicciones sobre los posibles efectos de los cambios en la política fiscal sino que se practica un seguimiento a esas predicciones. En algunos casos, entre los que se destaca la disminución de impuestos llevada a cabo por el Presidente Kennedy a comienzos de los sesenta, no solo había una gran corriente de opinión que consideraba que la disminución de los impuestos iba a impulsar el crecimiento económico, sino que además los resultados concordaron con las predicciones. Como bien se sabe, la economía de los Estados Unidos gracias a este impulso logró pasar por un período importante de crecimiento económico.

En otros casos, como en el del aumento de impuestos para financiar la guerra de Vietnam propuesto por el Presidente Johnson, los resultados no han sido iguales a los que habían calculado los promotores de la idea.

El caso del aumento de la guerra de Vietnam es muy interesante por varios aspectos. En primer lugar, porque la decisión se demoró mucho más de lo recomendable. El temor a incurrir en los costos políticos de un aumento de los impuestos tuvo como consecuencia que la economía operó por mucho tiempo por encima de sus posibilidades. El recalentamiento de la economía americana tuvo como consecuencia la formación de unas expectativas inflacionarias que redujeron el efecto de una política de contracción de la demanda.

En segundo lugar, las medidas cuando finalmente se adoptaron tuvieron un carácter temporal. La sobretasa del impuesto a la renta aprobada por el congreso solo tuvo una vigencia limitada. Estas dos circunstancias hicieron que el resultado final fuera muy diferente al que se había pronosticado. En lugar de estabilizarse, la economía americana continuó padeciendo sus males inflacionarios.

El debate económico sobre la sobretasa al impuesto de la renta ha dejado bien claro que el efecto de un impuesto tiene que ver con su naturaleza. Para que haya una reducción en la demanda del sector privado es necesario que se crea que el impuesto va a ser de carácter permanente. Si las familias consideran que el impuesto es de carácter temporal, en lugar de reducir el consumo disminuyen su ahorro. Si el consumo se mantiene, las presiones inflacionarias continúan y el impuesto no tiene los efectos macroeconómicos que se enseña en los cursos de principios de economía.


Esta experiencia americana nos estaría enseñando que los cambios recién anunciados no van a tener un efecto muy importante en el consumo de las familias colombianas, sino que más bien van a tener un efecto negativo en la capacidad de ahorro del sector privado colombiano. Nos queda pues el consuelo que estas medidas no van a contribuir de manera muy importante en la recesión que se nos avecina.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada