lunes, 11 de marzo de 1991

El ICONTEC Colorado

Como todas las licencias, el sello de calidad de ICONTEC se convierte en una restricción a la competencia. Esto, unido a las prácticas de contratación vigentes, hace que cada día sea más difícil competir en el mercado de la consultoría para el sector eléctrico.

Una de las razones del éxito japonés en la manufactura ha sido su preocupación por la calidad de los productos. Las técnicas del control estadístico de la calidad, desarrolladas en los Estados Unidos por Deming, encontraron un medio favorable en el Imperio del Sol Naciente y allí prosperaron notablemente.

Las técnicas del control de calidad hoy, son indispensables no solo en la manufactura sino que también se requieren en los servicios. Como muy bien lo presenta el último número de Business Week, el control de calidad es hoy en día la esperanza que tienen los japoneses para apoderarse del mercado mundial del software.

En Colombia, se oye hablar con frecuencia de la importancia de tener una calidad total en nuestras empresas. Pareciera que nuestros sistemas de producción dejan mucho que desear y que por lo tanto es urgente mejorar nuestros productos para poder competir con éxito en los mercados internacionales.

Hay dos tipos de propuestas para mejorar la calidad. La primera, en la que hoy en día están prácticamente de acuerdo todos los economistas, es mejorar la competencia. La segunda, que nos hace recordar el conocido personaje creado por el famoso Chespirito y que tiene como emblema un corazón, es confiar en un superhéroe que nos pueda defender de los "inescrupulosos" empresarios y que logre traernos la calidad total.

En Colombia, país de críticos implacables, es necesario crear productos excelentes para poder lograr el éxito en los negocios. La competencia en el mercado de la vivienda ha generado los urbanizadores de éxito, como Pedro Gómez y Luis Carlos Sarmiento Angulo que han entregado a los colombianos unas viviendas de excepcional valor y magnífica calidad. )Nos podríamos imaginar como estaríamos viviendo si todas las viviendas las hubiera construido el extinto ICT y hoy flamante INURBE?

Desafortunadamente, en Colombia todavía creemos en la existencia de los Chapulines Colorados. Muchas veces hacemos las cosas al revés, pues, en aras de mejorar la calidad restringimos la competencia, encomendando la labor de control de calidad a una Super Institución.
  
Un caso aberrante, que sirve muy bien para ilustrar los absurdos que pueden ocurrir cuando se piensa con el corazón, es el que están viviendo las firmas de ingeniería que trabajan para el sector eléctrico. Ocurre que para poder contratar con algunas entidades del Sector eléctrico es necesario que la firma reciba la aprobación del ICONTEC. Es increíble, que se pretenda medir la calidad del trabajo de las firmas consultoras por una entidad que en su vida ha hecho un estudio de ingeniería y además, que se acepte que la manera de comprobar si las firmas de ingeniería trabajan con alta calidad, es practicar una visita y llenar una serie de formularios.

Esto no sería absurdo si la visita fuera gratuita y si el resultado se conociera inmediatamente. Por el bendito informe de ICONTEC, que abre las puertas a la contratación con entidades del Sector eléctrico, hay que pagar la bobadita de un millón de nuestros devaluados pesos. Además, se debe esperar por el resultado por lo menos tres meses. Obviamente, a menos que uno conozca a un Don Manuel que le agilice la entrega del certificado. Si el informe no es favorable, la compañía de ingenieros debe someterse a un plan de mejora de la calidad, obviamente definido por el zar de la calidad y por el cual hay que pagarle los honorarios que pidan.


Como todas las licencias, el sello de calidad de ICONTEC se convierte en una restricción a la competencia. Esto, unido a las prácticas de contratación vigentes, hace que cada día sea más difícil competir en el mercado de la consultoría para el sector eléctrico. Unicamente las firmas grandes con alta capacidad de contratación y que pueden pagar los honorarios que pide el ICONTEC van a poder competir por los contratos de este importante sector. Paradójicamente, la calidad de los proyectos del sector en lugar de mejorar va a ser cada vez más deficiente pues la competencia va a disminuir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada