lunes, 1 de abril de 1991

Plan Nacional del Transporte

Las decisiones sobre inversiones en el sector transporte tienen que tomarse dentro de un esquema de evaluación beneficio-costo.

Estos días de Semana Santa que antes se dedicaban al rezo, hoy se aprovechan para visitar a la familia o para ir a disfrutar de un clima más favorable que el de la capital. Estos viajes realizados en la temporada alta ponen de manifiesto entre otras cosas el conflicto entre los diferentes usuarios de las vías.

Al turista se le hace lo más natural que se le de preferencia y que por lo tanto se detengan los camiones que transportan las mercancías. Los transportadores, por su parte deben encontrar un poco absurda esta prohibición pues consideran que gracias a sus esfuerzos es posible abastecer las ciudades y sus habitantes. Los unos y los otros se dan cuenta en estos días de alta congestión de que el sistema vial, se le ha ido quedando pequeño al país.

El viaje de estas épocas no solo lo enfrenta a uno a las congestiones sino que además lo pone en contacto con la triste realidad que el viajar tiene su costo. A diferencia de lo que ocurría en épocas anteriores, el pago de peajes en un recorrido puede llegar a ser un poco más de la mitad de lo que se paga en gasolina.

Al volver del viaje le quedan a uno varias dudas. La primera es si realmente el país está haciendo suficientes inversiones en el sector transporte. La segunda es si los recursos que están siendo destinados al sector se están empleando en las inversiones más productivas. Finalmente, si los recursos que se están recaudando son suficientes para las inversiones que necesita el país.

El estudioso que quiere aclarar estas dudas encuentra que no existe un análisis lo suficientemente completo que permita llegar a conclusiones definitivas. Hay algunos intentos interesantes que han tratado de cuantificar el costo de las posibles inversiones requeridas para poner en práctica el nuevo modelo de desarrollo.

Si bien es un buen comienzo tratar de estimar cuales son los posibles costos, para poder llegar a una decisión, es vital conocer los posibles beneficios de estas inversiones. Las decisiones sobre inversiones en el sector transporte tienen que tomarse dentro de un esquema de evaluación beneficio-costo.

La falta de un análisis más sofisticado sobre los problemas del transporte es sorprendente cuando uno rescata en su biblioteca estudios que fueron pioneros en el mundo. No es sino ver lo que hace más de veinte años pudieron hacer los de la famosa Misión de Harvard para poder llegar a la conclusión de que es vital para el país realizar un estudio serio de planeación de transporte.

El Ministro Hommes le ha prometido al país que va a conseguir dinero para pagarles a los proveedores del Ministerio de Defensa. Ojalá le sobre una plática para que pueda realizarse pronto el tan esperado Plan Nacional de Transporte.


Con el plan de transporte, podremos despejar muchas de las dudas que nos asaltan. Sabremos cuales son las inversiones más rentables, estableceremos unas prioridades de inversión, determinaremos la mejor manera de recaudar los recursos para financiar el plan y podremos comparar las inversiones del sector con las de otros sectores igualmente importantes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada