martes, 11 de junio de 1991

El dinero se resiste

La restricción del crédito interno ha afectado la actividad económica sin lograr un impacto importante sobre la inflación. El resultado del apretón se ha reducido a un aumento en las reservas internacionales.

Los primeros cinco meses del año han pasado sin que el crecimiento de los medios de pago haya disminuido. Los esfuerzos hechos por las autoridades han sido infructuosos. El apretón del crédito ha sido compensado por el incremento de las reservas internacionales. Este comportamiento de los medios de pago tiene bastante sorprendidos a las autoridades económicas y a los comentaristas.

La impotencia de las autoridades monetarias para controlar el dinero en buena parte se explica por el régimen de tasas de cambio imperante en Colombia. En el caso en que las autoridades monetarias fijan la tasa de cambio, deben comprar y vender todas las divisas que demandan los residentes del país. Bajo estas condiciones y cuando hay un movilidad alta de capitales, las restricciones monetarias dan lugar a ingresos de divisas que compensan las restricciones impuestas por las autoridades.

Bajo estas circunstancias en que el dinero no es controlado por la autoridad monetaria, el instrumento básico que le queda al gobierno es el control del crédito. En consecuencia, las autoridades únicamente controlan la parte del dinero que es de origen interno y el resto o sea el de origen externo, es determinado por los requerimientos de liquidez del público.

Lo descrito anteriormente es ni más ni menos lo que está pasando en Colombia. El gobierno no ha podido controlar los medios de pago, ha adoptado como su principal remedio el control del crédito interno y ha incrementado las reservas internacionales. La restricción del crédito interno ha afectado la actividad económica sin lograr un impacto importante sobre la inflación. El resultado del apretón se ha reducido a un aumento en las reservas internacionales.

Infortunadamente, el aumento en las reservas internacionales ha ocurrido en un mal momento. Este incremento ha coincidido con la contratación del famoso crédito Hércules. Esta infortunada coincidencia ha dificultado el control monetario y ha obligado a recoger dinero mediante las operaciones de mercado abierto del Banco de la República.

Si el efecto de las medidas de contracción monetaria en el aumento de las reservas internacionales se hubiera podido prever con la debida anticipación, el plan de contratación de crédito externo se hubiera podido ajustar eliminando uno de los factores de expansión en la base monetaria.

Lo grave de esta situación es que puede dificultar el programa de apertura del gobierno. La experiencia muestra que estos fenómenos de entrada de divisas muchas veces van ligados a una revaluación de la tasa real de cambio. Para lograr un control del ingreso de capitales, los gobiernos muchas veces tienen que apelar a medidas que hagan menos atractiva la entrada de capitales. No es entonces extraño observar lo que el actual gobierno está haciendo en el frente cambiario. Ha establecido tasas de cambio diferenciales para los pagos de servicios, ha fijado comisiones para la compra de divisas y recientemente, ha establecido retención a la fuente a las transacciones en moneda extranjera. Esto unido a un menor ritmo de devaluación está llevando a una revaluación real del peso colombiano.


El haber liberado el mercado cambiario antes de haber hecho la apertura comercial sin duda ha complicado el manejo de la situación. Desafortunadamente, el tema del orden de las reformas tratado en forma tan clara por el Profesor Sebastián Edwards en el Simposio sobre Mercado de Capitales de noviembre del año pasado no ha tenido un debate amplio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada