viernes, 23 de agosto de 1991

Energía y potencia

El desarrollo hidroeléctrico tiene que hacerse con mucho cuidado tratando de mantener un equilibrio entre la capacidad instalada o potencia y la generación de energía.

El utilizar el criterio del menor costo por kilovatio instalado para la planeación del sector fue uno de los más grave errores cometidos en el pasado. Como se pudo demostrar con claridad el año pasado, el tener una capacidad instalada no aseguró un suministro energético confiable. La capacidad instalada sin agua fue doblemente perjudicial. El consumidor no pudo satisfacer su necesidad de energía y el productor tuvo que correr con los costos financieros de este exceso de capacidad.

La utilización de este concepto equivocado ha llevado a inversiones de muy baja rentabilidad. El caso de la Hidroeléctrica de Mesitas es muy ilustrativo. La EEB emprendió la construcción de una segunda cadena con el argumento de que era una buena inversión pues era la inversión con el menor costo por kilovatio instalado. La capacidad de generación que utiliza las aguas del Río Bogotá se duplicó a un costo de más de 400 millones de dólares, que por kilovatio instalado resultó relativamente baja. Sin embargo, la generación de energía no se incrementó en la misma proporción. La contribución del Proyecto de Mesitas resultó siendo marginal y la rentabilidad de la Empresa en lugar de mejorar empeoró considerablemente. Al entrar Mesitas la EEB redujo a la mitad su rentabilidad sobre activos, pues con el doble de activos obtuvo ganancias muy similares a las que había venido obteniendo antes de la puesta en marcha del Proyecto Mesitas.

No cabe duda de que no se puede continuar utilizando la falacia de un kilovatio instalado muy barato para impulsar un proyecto determinado. Lo que realmente importa es hacer inversiones que nos garanticen un suministro confiable de energía a un costo mínimo. Las inversiones de capacidad deben hacerse cuando se justifiquen porque van a permitir generar más energía. El ampliar la capacidad de generación en los embalses existentes que han demostrado ser insuficientes para la capacidad instalada actual debe mirarse con mucho detenimiento.

El desarrollo hidroeléctrico tiene que hacerse con mucho cuidado tratando de mantener un equilibrio entre la capacidad instalada o potencia y la generación de energía. El no hacerlo va a llevar a malas inversiones y va a generar un círculo vicioso de inversiones. Inversiones malas como Mesitas mejoran la rentabilidad de un proyecto como el de Sumapaz pues los beneficios de traer agua a Bogotá se incrementan pues hay exceso de capacidad instalada en la cadena del Río Bogotá que permite ahora producir energía barata. Inversiones que cuando se miran en su conjunto no son atractivas se hacen apelando al celebre ya que. Ya que tenemos exceso de capacidad traigamos más agua para producir energía.


Todos estos comentarios se hacen para poner de presente que la discusión que se ha venido dando sobre el desarrollo adicional del Guavio está un poco fuera de foco. No importa mucho el costo de los kilovatios adicionales como un criterio para tomar la decisión. Lo que importa es comparar el beneficio marginal en términos de energía con el costo marginal de construir la capacidad instalada. Antes de pensar en ampliar la Hidroeléctrica del Guavio, la EEB debería convencernos de que el agua utilizable que tiene el embalse es suficiente para operar el proyecto actual a plena capacidad antes de ponerse a pensar en ampliar la potencia instalada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada