martes, 20 de agosto de 1991

Por favor que quedemos como estábamos


La coyuntura económica hoy en día es mucho más complicada de lo que era al comenzar el actual gobierno.

Luis Guillermo Soto solía contar la historia de un lisiado que había hecho la promesa de subir a Monserrate con la esperanza de que le hicieran el milagrito de sanarlo. Un buen día emprendió su penoso ascenso con la mala fortuna de que cuando iba a llegar a la cima perdió el equilibrio rodando hasta la estación del funicular. Obviamente, cuando intentó levantarse su situación era lamentable. En ese momento le pidió al Señor de Monserrate que por favor lo dejará como estaba antes.

El cuento del Presidente de Ahorramás toma vigencia en estos momentos en que las políticas de estabilización del gobierno no han tenido mucho éxito. La coyuntura económica hoy en día es mucho más complicada de lo que era al comenzar el actual gobierno. En efecto, si tuviéramos que pedir un milagro, no sería en este momento el poder terminar el año con la meta del 22 por ciento de inflación sino más bien quedar como estábamos al comienzo del año.

Cuando comenzó el plan de estabilización, se podía palpar un clima favorable a la apertura económica. Hoy en día, por el contrario, los exportadores se encuentran pasando por una situación extremadamente difícil. Las empresas dedicadas a la exportación que comenzaban a ser rentables están hoy mostrando balances del color que tanto le gustaba al Doctor Barco. Las empresas que compiten con las importaciones están próximas a una crisis. Muy pronto se va a abrir la compuerta de las importaciones con aranceles bajos y con un peso revaluado. La posibilidad de supervivencia ofrecida por una alta tasa de cambio ha desaparecido en estos momentos como consecuencia de medidas extremas para controlar la inflación.

El  crédito se ha encarecido y las empresas se encuentran asfixiadas por los altos costos del crédito. Las cuentas de los contratistas y proveedores del gobierno han aumentado hasta niveles imposibles de sostener. Las charlas de los ingenieros siempre caen en el tema de las cuentas que no les han pagado en el Ministerio y en las Empresas de Servicios Públicos.

El ajuste en el frente fiscal se ha sacrificado en parte para limitar el crecimiento de los precios. La gasolina sigue siendo barata en Colombia. Por el contrario, el café que tradicionalmente era el producto en el que teníamos una clara ventaja comparativa y al que podíamos gravar, tiene que ser subsidiado. Las finanzas del Fondo Nacional del Café están peor que las de las Empresas de Servicios Públicos.

El dejarnos como estábamos no va a ser fácil. Como lo pudimos comprobar la última vez que se usó el encaje marginal del cien por ciento, en el Gobierno de López, el desmontarlo es mucho más difícil que el ponerlo en funcionamiento. Eliminar las restricciones monetarias no es sencillo. Si en estos momentos se abre la llave del crédito, los recursos se utilizarían para financiar una fuga masiva de capitales.

Para el bien del país, esperamos que ahora que han entrado tan destacados economistas a la Junta del Banco de la República la política económica sea más exitosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada