lunes, 9 de septiembre de 1991

¿Continuarán los cambios en el gobierno?



Los anuncios hechos recientemente están aclarando notablemente el panorama económico.

Los resultados de agosto en el frente inflacionario no han sido muy favorables para el plan de estabilización del Ministro Hommes. El acumulado de los primeros ocho meses está llegando a la meta que se había fijado el gobierno para todo el año. La política económica se encuentra en estos momentos en la encrucijada. Hoy en día, todo el mundo está de acuerdo con la necesidad de hacer un replanteamiento en el manejo de la política económica. El instrumento monetario seleccionado por el gobierno para lograr la estabilización ha mostrado su incapacidad. La restricción del crédito, fue totalmente ineficaz.  La financiación que no otorgó el sistema financiero fue suplida, con creces, por la entrada masiva de capitales.

Todo parece indicar que la política monetaria pasará a un segundo término en el programa de estabilización. Por una parte, como ya se dijo, las medidas monetarias han mostrado menos eficacia que la esperada. En segundo lugar, con la nueva constitución el ejecutivo ha perdido la dirección de la gestión monetaria, pasando ésta a la Junta Directiva del Banco de la República. Un ajuste fiscal más estricto, será sin lugar a dudas necesario para poder reducir las presiones inflacionarias.

El gobierno ha comenzado a dar señales de cambios importantes. Lo más atractivo para el sector privado es que parece que se van a dejar de utilizar las herramientas heterodoxas como el encaje marginal, los cambios múltiples y otras medidas similares. El poco efecto que producían estas medidas se contrarrestaba por la incertidumbre que creaban.

Los anuncios hechos recientemente están aclarando notablemente el panorama económico.  La eliminación del encaje marginal del cien por ciento planteada por el gobierno a la Junta Directiva del Banco de la República es una buena nueva. La posibilidad de que el público vuelva a contar con crédito del sistema financiero va a eliminar una de las principales razones para la entrada masiva de capitales.

La eliminación de las restricciones en el crédito otorgado por el sistema financiero se han tomado en un momento oportuno. Con una mayor liquidez, las tasas de interés pueden bajar. En la medida en que se logre un equilibrio en el mercado financiero las tasas de interés locales pueden llegar a su nivel de paridad. En circunstancias normales, las tasas de interés podrían llegar a niveles del 35%, muy inferiores a los actualmente vigentes.
La disminución de las tasas de interés eliminarían otra razón para la entrada de capitales.

Infortunadamente, la aceleración de la apertura ha llegado un poco tarde. La situación en el frente cambiario ha sufrido notables deterioros en el último año. El manejo de corto plazo primó sobre la estrategia de desarrollo. La existencia de cambios múltiples ha introducido una serie de incentivos para la entrada de capitales y para el endeudamiento en dólares. La revaluación del peso le dió un gran golpe a los exportadores y premió a los que jugaron a que el precio del dólar bajaría.

Si bien el desmonte inmediato del certificado de cambio y de los cambios múltiples es bien complicado, el mantener la situación actual tiene unos altos costos. Mientras que exista una gran discrepancia entre el dólar oficial y el dólar libre habrá un gran incentivo a subfacturar importaciones y sobrefacturar exportaciones y a endeudarse en dólares.

Los anuncios de los cambios en la política son como una pequeña luz al final de un oscuro túnel. El gobierno podría iluminar el panorama si realiza el cambio en el equipo económico lo más pronto posible. El gobierno tiene buenos candidatos en la banca; Carlos Caballero y Armando Montenegro podrían ser buenos reemplazos del Doctor Samper. No parece razonable esperar hasta después de las elecciones para anunciar los nuevos protagonistas de la política económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada