lunes, 30 de septiembre de 1991

Perspectivas automovilísticas



Según las cifras oficiales parece que hay alrededor de un millón y medio de vehículos en Colombia. Esta cifra de motorización de un vehículo por cada 20 habitantes es baja a nivel internacional.

En estos días he vuelto a mirar cifras sobre vehículos. Al entrar a ver las cifras, los estudios y hablar con los directivos, la primera sensación es que ni el difunto Argos ni yo podríamos tener éxito en este campo. Pareciera que el primer requisito para que a uno lo acepten es que no sepa distinguir el genero de los sustantivos. Si uno no puede hablar del parque, del sector, del taller sin cambiarle el sexo de automotor a automotriz nadie le pone atención. Espero que no tenga que comenzar a hablar del Sector "Automotriz"y del Parque "Automotriz" para que los encargados de esta importante industria le presten atención.

El querer averiguar cifras sobre el parque automotor es una empresa muy complicada. No hay cifras confiables. Los registros oficiales de las secretarías de tránsito dejan mucho que desear pues los carros nunca se dan de baja. Según las cifras oficiales parece que hay alrededor de un millón y medio de vehículos en Colombia. Esta cifra de motorización de un vehículo por cada 20 habitantes es baja a nivel internacional.

La producción de las tres ensambladoras en 1990 fue apenas de 48.694 vehículos que unida a la importación de 2.200 unidades atendió una demanda de 50.894 unidades. Esta demanda fue apenas el 78 por ciento de la correspondiente a 1988. La participación del trabajo colombiano en el valor de los vehículos es mínimo. Dicha participación, que en las publicaciones del sector aparece como costos de fabricación, no llega al 5 por ciento. El número de empleos directos de las tres ensambladoras apenas superó la cifra de cuatro mil personas en 1990.

Según el informe "Programa de Reestructuración para el sector automotriz" preparado por la prestigiosa firma de Booz, Allen y Hamilton se espera que el futuro pueda ser atractivo. El informe  proyecta en 180.000 unidades el mercado para el año 2000. Para realizar el cálculo supone que el precio de los vehículos va a bajar en un treinta por ciento y que el ingreso del país crecerá al cinco por ciento por año.

Infortunadamente, los parámetros utilizados en el estudio mencionado, para calcular el efecto de la disminución de precios y del aumento del ingreso son muy diferentes de los obtenidos en otros estudios. Utilizando parámetros razonables el mercado es muy inferior al calculado en el documento de BAH.

Además, las condiciones para el sector son más desfavorables de las consideradas, pues el gobierno ha decidido acelerar el proceso de apertura. La disminución del arancel de los vehículos importados al 75 por ciento, indudablemente hará que las ensambladoras tengan mayores problemas de los originalmente previstos.

Si además se tiene en cuenta que en Venezuela se ha disminuido el arancel al 25 por ciento y se ha permitido la importación de vehículos usados, se puede pensar que la industria automotriz puede dejar de ser viable en Colombia. Parece que está llegando el momento en que es más aconsejable pensar en los más de veinticinco millones de colombianos que no tienen carro que en los 4.098 empleados de las ensambladoras.

Así como se hizo con los empleados de puertos, de los ferrocarriles, de la EDTU y de otras entidades vinculadas con el transporte puede resultar más rentable indemnizar a los trabajadores que mantener una industria que no es viable económicamente. Yo estaría dispuesto a pagar los precios internacionales con un arancel del 25 por ciento y que el gobierno, de ese impuesto, les pague a los 4.098 empleados sus salarios sin
que tengan que trabajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada