lunes, 13 de enero de 1992

No hay hueco que dure dos años

La guerra al solo-hueco ha sido un clamor constante del sufrido bogotano. Ante el anuncio de tantas maravillas que se piensan realizar en tan corto tiempo, no puede menos de preguntarse por qué esto no se había podido hacer antes.

El Alcalde Caicedo ha anunciado que antes de las elecciones de marzo entregará completamente repavimentadas las calles de Bogotá. Indudablemente, uno de los mayores beneficiados será el ilustre candidato del partido de gobierno, pues si de verdad esta vez el Alcalde cumple sus promesas algo le va a mejorar la votación.

La guerra al solo-hueco ha sido un clamor constante del sufrido bogotano. Ante el anuncio de tantas maravillas que se piensan realizar en tan corto tiempo, no puede menos de preguntarse por qué esto no se había podido hacer antes. Uno podría aventurarse a pensar que es porque ahora el famoso Registro Unico de Proponentes si está funcionando. Por las denuncias hechas por la Administración sobre el caos imperante en el Registro Unico de Proveedores, se podría imaginar que en la anterior emergencia vial decretada por la Administración Caicedo Ferrer, los contratistas de obras públicas se escogieron entre los proveedores de artículos de oficina.

Esta hipótesis debe descartarse pues como bien se sabe la Administración Caicedo Ferrer ha sido muy adicta a hacer adjudicaciones a dedo, sin tener en cuenta el regimen de contratación del Distrito definido en su Código Fiscal. Infortunadamente, el dedo del anterior Secretario de Obras Públicas no fue muy acertado, al elegir a unos contratistas sin experiencia que además cobraron unos precios muy por encima de los que habitualmente cobran los pavimentadores bogotanos.

La importancia de contar con unas calles en buen estado no puede subestimarse. La evaluación económica de un proyecto de rehabilitación de calles urbanas muestra que los beneficios para la ciudad son muy superiores a sus costos. Los indicadores de rentabilidad de estos proyectos son siempre superiores a los de otros proyectos urbanos.

Los proyectos de transporte financiados por el Banco Mundial y otros organismos internacionales siempre incluyen un componente importante de rehabilitación de vías urbanas. El componente de pavimentación no solo busca solucionar un problema existente en la ciudad, sino que además pretende establecer un sistema de mantenimiento que asegure que las inversiones se continúen haciendo y que además, obedezcan a un plan de prioridades adecuado.

Precisamente, el Proyecto que preparó la Administración Pastrana y que aprobó recientemente el Banco Mundial, incluye un plan de rehabilitación de las vías de Bogotá. Como parte de la preparación misma del proyecto se diseñó con asesoría de destacados profesionales nacionales y con el apoyo de un consultor peruano, un procedimiento para fijar las prioridades del plan de rehabilitación.


Gracias a la financiación obtenida a través del crédito del Banco Mundial, la Administración ha podido emprender este plan de recuperación, no solo de la infraestructura vial, sino también de la deteriorada imagen de nuestro Alcalde. Esperamos que esta vez le salgan bien las cosas al Doctor Caicedo Ferrer y que pueda al fin utilizar los recursos del préstamo del Banco Mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada