lunes, 13 de julio de 1992

Los economistas y el IVA

 Si para el Director de Impuestos lo importante es establecer un control sobre el contribuyente, para el economista lo importante es saber quien se ve afectado en definitiva por el impuesto.

 Los economistas tienden a enfocar el tema tributario desde un punto de vista muy diferente al del encargado de recolectar los impuestos. Para el economista lo más importante de un tributo es el impacto que causa en la economía y no tanto el monto del recaudo; para el alcabalero, por el contrario, es el monto recaudado y lo de menos es el efecto que puede tener este impuesto en el comportamiento del sufrido contribuyente.

Si para el Director de Impuestos Julio Roberto Piza lo importante es establecer un control sobre el contribuyente, para el economista lo importante es saber quien se ve afectado en definitiva por el impuesto. Un ejemplo de actualidad puede ilustrar la diferencia de enfoques. El Impuesto al Valor Agregado se considera como un impuesto a las ventas y, por lo tanto, se supone que el que debe pagarlo es el comprador. Los proveedores de bienes y servicios actúan únicamente como unos recaudadores ad-honorem que cobran el IVA y que, después de descontar lo que ellos han pagado, deben consignar lo recaudado cada dos meses en un Banco.

Para el economista la cosa no es tan sencilla. En algunos casos en los que los consumidores tienen alternativas no gravadas, quien finalmente paga es el productor, pues para conservar los clientes debe disminuir el precio que cobra. En el caso más general, la carga tributaria se divide entre el productor y el consumidor y por lo tanto los nuevos tributos no afectan sólo a los consumidores.

Si analizamos lo ocurrido en la discusión de la reforma, en la que los mayores opositores a los aumentos del IVA fueron los gremios económicos, es posible concluir que la realidad se asemeja bastante al punto de vista de los economistas. Sin embargo, este mejor conocimiento del efecto de los impuestos, no se tradujo en una oposición a la extensión del IVA a sus servicios profesionales. Fueron mucho más hábiles los médicos y odontólogos que lograron mantener sus honorarios por fuera del alcance de la nueva reforma tributaria.

A partir del primero de julio los economistas van a tener que sufrir en carne propia la extensión del IVA a los servicios profesionales. No solo verán disminuidos los ingresos de sus empresas por efecto del nuevo tributo, sino que además tendrán que cargar con el peso administrativo del manejo del IVA.

Este contacto directo de los economistas con los burócratas que manejan el IVA, va servir para que se pueda apreciar el calvario que tienen que padecer los comerciantes e industriales cada dos meses. El impacto en las compañías que entran a recaudar el IVA ha sido bastante dramático, pues el Director de Impuestos valiéndose de viejos trucos burocráticos está tratando de poner a funcionar la extensión del IVA a partir del primero de julio.

El Gobierno pretende que el público tenga una capacidad que envidiaría el mismo Superman, de poder leer algo antes de su publicación. Solo un burócrata de tiempo completo, puede pensar que un cambio tan importante como la extensión del IVA pueda comenzar a ejecutarse al día siguiente de la "publicación" de la Ley.

El impacto de este cambio puede llegar a ser muy grande. Algunos profesionales están pensando en este momento en cerrar las firmas y trabajar como profesionales independientes pues encuentran que como firma no van a poder competir con otros colegas que por actuar como individuos no requieren cobrar el IVA.

Parodiando a Clemenceau, quien dijo que la guerra era un asunto demasiado importante para dejarlo en manos de los militares, ahora podríamos decir que los impuestos son algo muy serio para dejarlo en manos de los directores de Impuestos. El ciudadano tiene que preocuparse mucho más por el curso de la reforma tributaria, pues el efecto en su vida es hoy en día muy importante. Los avances hechos en el campo de la simplificación en materia tributaria se han venido perdiendo en las últimas reformas y cada día es más difícil para el ciudadano cumplir con sus obligaciones con el Estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada