lunes, 24 de agosto de 1992

La Inflación y el déficit fiscal

No hace mucho se publicó en un periódico un cuadro con información sobre el crecimiento de los medios de pago y las tasas de inflación para "demostrar" que no hay una relación estrecha entre la inflación y los medios de pago, como justificación para no controlar el crecimiento de estos últimos.


En Colombia se está convirtiendo en un dogma la existencia de una fuerte relación entre la magnitud del déficit fiscal y la tasa de inflación. La Junta Directiva del Banco de la República ha encontrado como disculpa para no alcanzar las metas de inflación la existencia de un déficit fiscal.

El mecanismo que liga el déficit con la inflación es la relación existente entre el déficit fiscal y el crecimiento de los medios de pago cuando los gastos del gobierno se financian con recursos del Banco de la República.

Estudios serios sobre la realidad colombiana hechos por algunos investigadores han mostrado que en la práctica existe una importante relación entre las tasas de inflación y la magnitud del déficit fiscal. Uno de estos investigadores que ahora está trabajando en Washington cree tan firmemente en esta estrecha relación que cada vez que regresa al país y encuentra una tasa de inflación elevada concluye, casi siempre con mucha razón, que el déficit fiscal no se ha logrado reducir.

Ahora existe la tendencia a comparar dos series de variables para un conjunto de países y ver si existe una relación de causalidad. Por ejemplo, no hace mucho se publicó en un periódico un cuadro con información sobre el crecimiento de los medios de pago y las tasas de inflación para "demostrar" que no hay una relación estrecha entre la inflación y los medios de pago, como justificación para no controlar el crecimiento de estos últimos.

Utilizando este mismo procedimiento, si se observan los datos sobre el déficit fiscal de algunos países industrializados y sus respectivas tasas de inflación se podría concluir que no hay una relación estrecha entre el déficit fiscal y la inflación. El último número del Economist trae información sobre el déficit fiscal de algunos países industrializados. Entre ellos, el único país con superávit fiscal es el Japón. Los demás tienen déficit fiscales muchos más altos que el de Colombia. Por ejemplo, Francia tiene un déficit fiscal cercano al 2.5 del PIB, Alemania tiene un déficit del 3 por ciento y Estados Unidos uno del 3.5. La inflación en todos estos países es bastante parecida. En el Japón es del 2 por ciento, en Francia del 3, en Alemania del 4.3 y en Estados Unidos es del 3.1 por ciento. Países con déficit fiscales relativamente altos como España, con un 5 por ciento, e Italia, con un 11 por ciento, logran hacer lo que no se ha podido lograr en Colombia, pues tienen inflaciones moderadas del 6.2 y del 5.4.


Si tomamos los datos de 12 países es posible comprobar que existe una pequeña relación inversa entre el superávit fiscal y la tasa de inflación. En promedio por cada punto porcentual de incremento del superávit fiscal se reduce en dos décimas de punto porcentual de la tasa de inflación. Evidentemente deben existir otras explicaciones adicionales; de lo contrario, con un déficit de 2 por ciento, deberíamos tener en Colombia una tasa de inflación inferior al 3 por ciento anual. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada