martes, 29 de septiembre de 1992

Las golondrinas se van para Europa

Al igual que en Colombia, los Europeos han encontrado que la entrada masiva de capitales representa serios problemas en el manejo de la política cambiaria y monetaria.

En días recientes se presentó un fenómeno importante que no ha sido comentado suficientemente en Colombia. La revista el Economist muy gráficamente presenta en su portada el ascenso de las monedas europeas y la caída del poderoso dólar en medio de una tormenta. El título escogido por la revista, "Qué semanita", resume muy bien lo ocurrido. Los eventos en el mercado cambiario de Europa que condujeron a la devaluación del dólar, posteriormente afectaron los mercados de valores de Europa y el Japón.

Lo ocurrido en Europa en la semana anterior es muy parecido a lo que ha pasado en Latinoamérica en los últimos meses. La diferencia entre las tasas de interés de Latinoamérica y los Estados Unidos existente el año anterior, tuvo como consecuencia la entrada masiva de dólares que condujo a una revaluación de las monedas latinoamericanas con relación al dólar. La semana anterior el diferencial entre las tasas de interés de Europa y de los Estados Unidos también se manifestó en los mercados europeos con una entrada masiva de dólares y una revaluación de las monedas europeas.

Como se muestra en los libros de texto, el movimiento de capitales es consecuencia de una política monetaria estimulativa realizada por el gobierno de los Estados Unidos. Al aumentar la cantidad de dinero en los Estados Unidos las tasas de interés bajan, lo que da lugar a un diferencial entre las tasas de interés de los Estados Unidos y la tasa de interés del resto del mundo. La salida de capitales de los Estados Unidos causa una depreciación del dólar, lo que a su vez tiene un efecto positivo en la posición competitiva de los Estados Unidos, que se traduce en un aumento de sus exportaciones y una disminución de sus importaciones. En el resto del mundo, por otra parte, sucede lo que nos ocurrió en Colombia: una entrada de capitales, una disminución en el precio del dólar, una disminución de las exportaciones y después de un tiempo, un aumento en las importaciones.

Es interesante observar que el efecto se dió primero en los países latinoamericanos y que solo posteriormente los capitales se desviaron hacia Europa y el Japón. Es muy probable que la preferencia por Latinoamérica se explique por la existencia de una relación comercial muy estrecha entre los Estados Unidos y los países latinoamericanos. También puede deberse a que con las reformas emprendidas por los gobiernos latinoamericanos inspiradas por los organismos internacionales, los inversionistas encuentran nuevamente atractivos nuestros países.

Al igual que en Colombia, los Europeos han encontrado que esta entrada masiva de capitales representa serios problemas en el manejo de la política cambiaria y monetaria. Para Colombia el vuelo de las golondrinas hacia Europa puede llegar a resultar atractivo. Por una parte, el manejo económico va a resultar mucho más sencillo, por cuanto la presión sobre el crecimiento de los medios de pago se va disminuir. La disminución del crecimiento monetario debe eliminar las expectativas de revaluación que por tanto tiempo han influido negativamente sobre el proceso de apertura de la economía.

Por otra parte, la devaluación del dólar y el crecimiento de la economía americana van a influir positivamente en nuestras exportaciones. La devaluación del dólar hará más competitivas nuestras exportaciones en el mercado europeo, mientras que el crecimiento de la economía americana permitirá aumentar las exportaciones a nuestro mayor socio comercial.


Nota, Este artículo se escribió para ser publicado el siete de septiembre. Infortunadamente, no se publicó en su totalidad. Dada la importancia del tema se ha considerado reproducirlo en su totalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada