lunes, 10 de mayo de 1993

Los problemas del Profesor Hommes

El control de la inflación que parecía estar a tiro de as se torna dudoso.

La Administración Gaviria le está pasando lo mismo que a nuestro representante en la Copa Libertadores de América. En los últimos minutos del partido está perdiendo toda la ventaja que había acumulado en un buen primer tiempo. Con los últimos acontecimientos económicos, los hinchas del Ministro de Hacienda estamos sufriendo lo mismo que los seguidores del Profesor Maturana.

El caso de la caída de los Rudi bonos es un ejemplo que ilustra lo anterior. Las reformas tributarias generaron abundantes recursos para tapar el hueco fiscal. Con una situación relativamente holgada en el campo de los ingresos, el gobierno pudo mantener una dura posición de labios para afuera pero en el fondo bastante generosa.  Los recursos permitieron aumentarles el precio interno a los sufridos cafeteros, aumentar el gasto militar y financiar la liquidación de Colpuertos y el retiro de algunos funcionarios del Senado. El Ministro de Hacienda siempre se oponía a los aumentos pero muchas veces terminaba aceptando las demandas de los gremios y grupos de presión.

En lugar de aumentar la ventaja lograda en el frente fiscal abocando problemas como las bajas tarifas residenciales de las empresas de servicios públicos y un bajo precio a la gasolina, el gobierno se confió. La situación se complicó cuando al equipo del profesor Hommes le anularon dos golecitos por fuera de lugar. El primero fue el de la aplicación inmediata del IVA y el segundo el de los bonos de guerra. Pareciera entonces que en política económica también se aplica el famoso dicho futbolero: "el que no hace los goles los ve hacer".

Al igual que al Profesor Maturana le ha tocado afrontar la indisciplina del Palomo y el Checho al Ministro de Hacienda le ha tocado retirar a los Doctores Piza y Zarama por esta misma causa, pues como muy bien lo dijo en donde manda capitán no manda marinero. La angustia de los defensores de la política económica es muy grande pues a medida que se acercan las elecciones el gobierno se va quedando solo.

Con el transcurrir del tiempo se ve cada vez más difícil lograr las metas económicas. El control de la inflación que parecía estar a tiro de as se torna dudoso. Como lo han mostrado las recientes estadísticas la cifra nacional está a un solo punto de la meta fijada y ya hay seis ciudades en donde ya se ha alcanzado la meta del gobierno. El incremento del déficit fiscal puede ahora hacer imposible obtener un control duradero de la inflación.

El respaldo político del partido de gobierno es cada vez más precario. Es muy probable que en julio el actual gobierno haya perdido todo su respaldo de su gobierno. El precandidato que va punteando las encuestas actual embajador en España tratará de distanciarse cada vez más del gobierno. El Ministro de Agricultura continuará con su política de oposición desde el edificio Pedro A López. Los otros candidatos liberales sin cuota ministerial arreciarán sus críticas a la política económica y criticarán lo realizado hasta ahora.
  

Los próximos meses prometen ser de infarto no solo por los partidos de nuestros representantes en la Copa Libertadores, Copa América y selección al mundial sino para los hinchas del Ministro de Hacienda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada