lunes, 13 de septiembre de 1993

Bienvenido el cambio libre

El impacto adverso de la libertad de cambios puede y debe ser controlado por la autoridad monetaria para evitar posibles problemas a la economía colombiana.
  
Esta es una de aquellas semanas en las que los columnistas económicos coincidimos en los temas tratados. No cabe la menor duda que la noticia económica de la semana tiene que ver con los cambios introducidos por la Junta Directiva del Banco de la República en el manejo cambiario. La eliminación de algunas restricciones a la utilización de los dólares en el país y la posibilidad de utilizar el crédito externo son opciones bien interesantes que se abren al sector privado colombiano. Lo que antes se hacia por debajo de la mesa ahora va a ser posible hacerlo abiertamente.

Como en muchas otras ocasiones en que varios columnistas tratan el mismo tema, en esta ocasión la opinión de los analistas es bien diferente. Para algunos, como mi amigo el Decano de Economía de los Andes, la eliminación de cualquiera de los controles es una gran calamidad. Para otros, cuya inspiración proviene de la ciudad que alberga a los Medias Blancas, la eliminación de los controles es un paso más hacia la tierra prometida.

Ante esta situación en que hay opiniones tan divergentes, el ciudadano común se siente como el fumador en la sociedad actual que encuentra que el fumar que en una época era un placer sensual se ha convertido en un estigma social. En efecto, si le cree a los partidarios a ultranza del control de cambios, es probable que se sienta culpable al abrir su cuenta en dólares porque de esta manera estaría contribuyendo a que el país pierda el control sobre la moneda.

Lo pertinente entonces es tratar de establecer si la apertura cambiaria es tan mala como la pintan los defensores de los controles cambiarios y si además tiene la característica de que no solo perjudica a los que abren sus cuentas en dólares sino que además tiene efectos nocivos para la sociedad en general.

La experiencia de lo sucedido a comienzos de esta administración nos sirve para ilustrar si en realidad es mala o no la liberalización cambiaria. Es evidente que en efecto al darse la liberalización cambiaria se pudo apreciar una entrada de capitales lo que tuvo como consecuencia una revaluación del peso. La entrada de capitales ocurrida es un fenómeno que se da una sola vez por el simple hecho de que la moneda colombiana se vuelve más atractiva por dos razones. La primera es que con libertad cambiaria es más conveniente conservar los ahorros en pesos y convertirlos en dólares en el último momento. Cuando se nos permite tener las tarjetas de crédito válidas a nivel mundial ya no es necesario mantener saldos en dólares para pagar las cuentas mensuales de American Express.

En segundo lugar, cuando hay libertad cambiaria no es necesario mantener ahorros en el exterior para una eventual protección contra un riesgo cambiario. Con libertad cambiaria es posible utilizar el dinero en Colombia pues se sabe que en el momento que se requiera será posible mover el dinero hacia el exterior.


Este impacto que ocurre una sola vez y que puede tener efectos nocivos cuando se da sen un ambiente de altas tasas de interés puede y debe ser controlado por la autoridad monetaria para evitar en lo posible los perjuicios que pueda causar. Se puede afirmar entonces que la libertad cambiaria no es mala en si, sino que más bien lo que es malo es no tomar las medidas que compensen los efectos nocivos que la acompañan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada