lunes, 27 de septiembre de 1993

Salarios y productividad

El principio de ligar los aumentos de productividad y del costo de vida a los aumentos salariales es supremamente lógico.

Hace 31 años, los consejeros del Presidente Kennedy buscando evitar una aceleración de la inflación causada por el ejercicio del poder de los monopolios se inventaron la idea de ligar los incrementos salariales a los aumentos de productividad y los incrementos de precios a las variaciones en los costos unitarios. Estas guías definidas durante la Administración Kennedy dejaron de ser útiles a partir de 1966, cuando se comenzó a acelerar la inflación. En consecuencia, el consejo de asesores económicos del presidente Johnson cambió esas guías incorporando en ellas las expectativas un ajuste por el costo de vida.

Aunque existen dudas en cuanto a la efectividad de las políticas de ingresos y salarios seguidas en los años sesentas en los Estados Unidos, diversos gobiernos acuden a estas políticas de ingresos o salarios para evitar que las luchas con la inflación afecten negativamente a los trabajadores. Es así como el Gobierno mejicano, con el fin de conseguir su aprobación para el NAFTA, ha establecido, recientemente, una política de aumentos salariales ligados al crecimiento de la productividad.

Si bien en Colombia, periódicamente se ha hablado de políticas de concertación para la fijación de precios y salarios, solo hasta la semana pasada se ha comenzado a hablar de una política en la que el aumento salarial esté ligado al crecimiento de la productividad.   El principio de ligar los aumentos de productividad y del costo de vida a los aumentos salariales es supremamente lógico. La teoría económica nos muestra que el crecimiento del precio de los productos menos el crecimiento del precio de los insumos tiene que ser matemáticamente igual al crecimiento de la productividad total de los factores.

En teoría el cálculo del crecimiento de la productividad total de los factores es relativamente sencillo de hacer, en la práctica no lo es. En teoría, simplemente, basta restar de la tasa de crecimiento del producto la tasa de crecimiento de los factores para obtener la tasa de crecimiento de la productividad total de los factores. Sin embargo, en la práctica este cálculo es bastante complejo.

El cálculo del crecimiento del insumo laboral no se puede hacer con precisión. En lugar de tener información sobre el número de horas-persona trabajadas para cada uno de los diferentes calidades de trabajo, apenas se  cuenta con información muy inexacta sobre el total de los trabajadores. La ausencia de información detallada sobre el insumo laboral impide medir con precisión la productividad laboral. La experiencia ha mostrado que en general, el utilizar el empleo como una aproximación de insumo laboral tiende a sobre estimar el crecimiento total de los factores y puede perpetuar las presiones inflacionarias o alternativamente a aumentar el desempleo.

La medición del insumo capital es mucho más compleja que la del trabajo. En efecto, dada la ausencia de información sobre el stock de capital es necesario desarrollar procedimientos indirectos para poder calcular un verdadero valor para el acervo de capital. El analista tiene que reconstruir la historia de la inversión para poder establecer el acervo de capital de la economía. No solo debe reconstruir la historia sino que además debe calcular la eficiencia relativa de todas los equipos y estructuras para poder llegar a un estimativo de la contribución del capital a la producción.


Como lo han demostrado los trabajos de destacados investigadores de los Estados Unidos y Europa, las dificultades prácticas del cálculo del crecimiento de la productividad total de los factores se pueden superar. La propuesta del Ministro de Trabajo Luis Fernando Ramírez puede servir para que en Colombia se comiencen a hacer trabajos profundos sobre el tema de la medición de la productividad. Para ello se requiere aumentar la cantidad y calidad de las estadísticas e incentivar el estudio de tan importante tema. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada