lunes, 6 de diciembre de 1993

Reinventando el gobierno

Al revisar la experiencia que se está viviendo en los Estados Unidos, Osborne y Gaebler, han logrado identificar diez principios básicos que se deberían tener en cuenta para lograr un mejor modo de gobernar.

Al comenzar el último mes del 93 recibimos la mala nueva de que la inflación continúa en su marcha ascendente. Las cifras por debajo del 22 por ciento anual que se habían logrado a mediados del año, hoy ya son historia antigua. La triste conclusión que nos queda es que el control inflacionario ha sido una víctima más del deseo de ganar electores, a costa del presupuesto nacional.

El país debe darse cuenta de la importancia de mantener unas finanzas públicas sanas. El mantenimiento de la disciplina fiscal no solo requiere que el Presidente cumpla con su promesa de no sancionar las leyes aprobadas recientemente que incrementan de manera alarmante el nivel de gastos del gobierno, sino que el país continúe en su esfuerzo de transformación estructural hacia una sociedad más eficiente.

El desequilibrio fiscal es preocupante pues se ha dado en un período en el que el Gobierno ha patrocinado reformas fiscales importantes, cuyo efecto ha sido el aumentar el porcentaje que cada colombiano tiene que contribuir al funcionamiento del Estado. El querer lograr un equilibrio fiscal a través de un aumento de los impuestos, ha quedado como otra más de las grandes ilusiones de los colombianos. Los deseos de lograr de manera inmediata una sociedad más justa y eficiente a través del gobierno no se han cumplido. El gobierno como lo conocemos, no ha podido cumplir de manera satisfactoria los grandes propósitos nacionales.

La solución no parece, entonces, buscar mayores recursos para hacer más de lo mismo, sino que más bien puede estar por el lado de hacerlo de una manera totalmente distinta. La disposición de los colombianos a aumentar su contribución al fisco está llegando a sus límites máximos. La revuelta fiscal iniciada en los Estados Unidos el 6 de junio de 1978, cuando los votantes de California aprobaron la llamada Proposición 13, puede llegar finalmente a Colombia y dar origen a una verdadera revolución en el campo del gobierno. Los ciudadanos de Colombia algún día dejarán de creer que la solución de los problemas es subir y subir los impuestos al nivel de Nueva York para contar con los servicios de Somondoco. La realidad es que los niveles impositivos actuales ya son de por si insoportables, para la baja calidad de servicio que obtenemos.

Lo que se requiere es cambiar la manera como opera el gobierno. La solución está más por el lado de las ideas expuestas en el libro Reinventing Government de David Osborne y Ted Gaebler. Los autores al revisar la experiencia que se está viviendo en los Estados Unidos, han logrado identificar diez principios básicos que se deberían tener en cuenta para lograr un mejor modo de gobernar.

Para los autores mencionados, el mejor gobierno se logra cuando la mayoría de los gobiernos promueven la competencia entre los proveedores de servicios; cuando los gobiernos transfieren poder a los ciudadanos quitándoselo a las burocracias; cuando los gobiernos miden el desempeño de sus agencias, mirando los resultados antes que los insumos; cuando los gobiernos están movidos más por metas que por regulaciones; cuando tratan a sus usuarios como clientes, ofreciéndoles la posibilidad de elegir sus escuelas o sus programas de entrenamiento; cuando los gobiernos previenen los problemas antes de que sucedan en lugar de atenderlos después de que ocurran.; cuando dedican sus energías a conseguir dinero y no simplemente se dedican a gastar; cuando descentralizan la autoridad adoptando mecanismos de participación; cuando prefieren mecanismos de mercado antes que los burocráticos; y finalmente cuando enfocan sus esfuerzos no solo a proveer servicios sino que más bien sirven de catalizador para que los sectores, público, privado, produzcan las acciones encaminadas a resolver los problemas de su comunidad.

Los diez principios básicos de Osborne y Gaebler resumidos en el párrafo anterior son ilustrados profusamente con ejemplos tomados de los Estados Unidos que indudablemente pueden servir de base para que los candidatos que buscan el favor popular en las próximas elecciones ofrezcan una verdadera solución a sus electores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada