lunes, 14 de septiembre de 1992

Revolcón 2

Si a las políticas económicas del Presidente Gaviria y su equipo económico se les dió el odioso nombre de Revolcón, a las que van a emprender con el sol en las espaldas deberían comenzar a llamarlas Revolcón 2.

Hace muchos años, cuando una radionovela tenía éxito las emisoras trataban de capitalizarlo lanzando una segunda parte, que por lo general se refería a las aventuras del hijo del héroe. Por ejemplo, después del éxito de la radionovela "El Arabe" se lanzaba una segunda parte llamada "El hijo del Arabe"; después de "Tanané" se hacía una secuela llamada "Tangaré el hijo de Tanané". Hoy en día, las secuencias mantienen el mismo nombre de la película que tuvo éxito adicionado de un número. Esta práctica es tan generalizada que ya es difícil saber cual es la última versión en una secuencia. Hay 6 Locademias de Policía, 5 Rockies, 3 o 4 Rambos, 3 Guerras de las Galaxias, dos Tortugas Ninja, dos Duros de Matar y un número muy grande de otras secuencias.

Si a las políticas económicas del Presidente Gaviria y su equipo económico se les dió el odioso nombre de Revolcón, a las que van a emprender con el sol en las espaldas deberían comenzar a llamarlas Revolcón 2. Convendría entonces imaginarse lo que contendrían los anuncios de esta nueva superproducción.

En Revolcón 2, el Ministro Hommes emprendería nuevamente su lucha contra la inflación. Como se recuerda, en la primera parte de la serie nuestro héroe fue brutalmente castigado por el villano a pesar de haber utilizado armas tan potentes como el encaje marginal del ciento por ciento y la revaluación del peso. En la segunda parte de la serie contará con la ayuda de los directores de la Junta que aparecieron al final de la película anterior. Contará además con más impuestos que logró conseguir en negociaciones con el Congreso al final del primer episodio.

Si en la primera parte nuestro héroe logró obtener un triunfo importante en el frente laboral con la creación de los fondos privados de cesantías, en la segunda intentará obtener el premio mayor de la creación de los fondos privados de pensiones. Los trabajadores, aliados con la administración del ISS, tratarán de evitar la puesta en marcha de estos fondos y perpetuar la caótica situación existente.

En el frente fiscal, el Revolcón 2 nos presentará nuevos intentos de aumentos en los ingresos del gobierno. Se tratará de elevar a niveles internacionales el precio de la gasolina. Las tarifas de las empresas de servicio público crecerán más rápido que el índice de precios. Las contribuciones al Seguro Social, a pesar de reiteradas promesas, crecerán sin ofrecer ningún beneficio a los pobres afiliados. Se intentará, vanamente, reducir el déficit del Fondo Nacional del Café. En lugar de bajar los precios se apelará a medidas ingeniosas como el pagar por erradicar nuestro cultivo bandera. El Metro de Medellín se continuará construyendo a pesar de su rentabilidad negativa. Los gastos originados en la Nueva Constitución aprobada en el primer episodio se desbordarán, acabando con los ingresos producidos en la reforma tributaria que se alcanzó a aprobar al final del episodio anterior.

Ante las graves consecuencias en el frente exportador causadas por la revaluación que se hizo en el Revolcón, las autoridades apoyarán su programa de apertura con una aceleración de la devaluación. Esta devaluación será necesaria para frenar la avalancha de importaciones que se desató al final del primer episodio. Los Industriales y trabajadores que se sentían amenazados por la competencia externa lograrán defenderse gracias a la aceleración de la devaluación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada