martes, 14 de noviembre de 1995

Época de presupuestos

La necesidad de mejorar la eficiencia del gobierno se hace más evidente en el manejo de sus empresas, donde no existe la disculpa de que los resultados de los programas son difíciles de cuantificar.

Por esta época el sector privado ya tiene listos sus planes para el 9ó.  Después de m largo proceso de concertación ha logrado establecer su presupuesto de ingresos y gastos para el próximo año.  Este ejercicio es tomado en serio y como resultado de este importante proceso anual la gerencia se compromete con la Junta Directiva a cumplir una serie de metas que, por lo general, implican una mejora considerable con relación al año anterior.

Por el contrario, el proceso de programación en el sector público no solo es demorado sino que, casi siempre, se limita a reflejar el aumento en el costo de la vida.  Las entidades se contentan con tener un aumento en el presupuesto y para ello en los ó1timos meses se lanzan a gastarse los restos del presupuesto para que el Ministerio de Hacienda no les quite las partidas no ejecutadas.  Esta orgía de gastos que se está viviendo en este año causada por las reformas en el proceso presupuestal de ninguna manera se compadece con la tramitación de un proyecto de reforma tributaria que busca aumentar los impuestos.

La falta de capacidad de ejecución de los programas del gobierno que se repite año tras año y que se hace más evidente en los últimos meses continúa siendo un grave problema que no ha sido enfrentado por los gobiernos nacionales y locales.  La necesidad de mejorar la eficiencia del gobierno se hace más evidente en el manejo de sus empresas, donde no existe la disculpa de que los resultados de los programas son difíciles de cuantificar.

Los bancos oficiales tienen siempre unos resultados inferiores a los de sus contrapartes en el sector privado.  Los intentos de control de las entidades oficiales han resultado fallidos.  En buena parte las dificultades en el control nacen de un esquema equivocado introducido en la reforma administrativa de 1968.  Como se recuerda en esa época las entidades oficiales se adscribieron a un Ministerio al que se le asigno su tutela y vigilancia.

Esa tutela nunca se pudo ejercer por varias razones.  En primer lugar, porque el vigilado muchas veces tuvo mayor poder que el propio ministro.  Los Gerentes de Ecopetrol, de Telecom y otras empresas del Estado casi siempre fueron más poderosos que el Ministro de turno.  Aún si el Ministro contaba con el pleno respaldo del Presidente por sus múltiples actividades no podía ejercer la tutela sobre las empresas y tenia que delegar la vigilancia a uno de sus subalternos.

En segundo lugar, las entidades casi nunca se fijaban unas metas que fueran posibles de seguir.  Solamente cuando entraban en crisis, se lograba concretar el cumplimiento de unas metas de desempeño.  Debido a presiones políticas el incumplimiento de las metas nunca se traducía en cambios en la dirección de las empresas ni en verdaderas reestructuraciones de las entidades.

La falta de incentivos unida a la preponderancia de consideraciones políticas en el nombramiento de los gerentes han afectado de manera adversa el desempeño de los que llegan a la dirección de las empresas.  A diferencia de lo que se estila en el sector privado la remuneración de los gerentes es independiente de los resultados.  El gerente público que cada vez más está sometido a mayores castigos cuando su desempeño resulta inferior a las expectativas de los encargados del control fiscal y político no tiene un premio cuando su desempeño es excelente.  Debido a esta asimetría en su evaluación el gerente público nunca toma riesgos ni mucho menos considera caminos de acción que lo enfrenten a los poderosos políticamente.

Las consecuencias para el bienestar de la nación no pueden ser más graves.  Las empresas públicas continúan siendo una de las principales causantes del tremendo déficit fiscal que tiene que ser cubierto con impuestos nacionales y locales cada vez mayores.  El país no puede continuar indiferente a la suerte de las empresas del estado ha llegado el momento de darles un manejo gerencial.  No podemos continuar año tras año engañados con la farsa presupuestal que se da en estos últimos meses del año.  Los planes de las empresas no pueden seguir siendo una expresión de buenos deseos.  Las empresas o cumplen lo que se comprometen a hacer o desaparecen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada