lunes, 18 de marzo de 1996

Aspectos regionales de la estanflación del 96.

 La gravedad de la situación económica por la que atraviesa la economía colombiana ha sido reconocida hasta por el propio Presidente de la República. Ya no cabe duda de que los indicadores económicos muestran un franco deterioro del ritmo de crecimiento de la economía colombiana. Al sentir de la mayoría de los analistas la economía ha entrado en un período de estanflación en la que se combinan los graves problemas de la recesión con los de un incremento en la inflación.

Por falta de información más detallada, la situación propia de las principales ciudades no ha sido motivo de discusión suponiendo implícitamente que todas las regiones se ven afectadas de manera similar. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que el impacto de las recesiones es diferencial por ciudades. La relevancia de este acerto es fácil de mostrar con algunos ejemplos.

Las crisis originadas por las devaluaciones en los países vecinos se siente con mayor impacto en los departamentos fronterizos. La inestabilidad causada por la devaluación venezolana de 1982 significó un fuerte impacto para el Norte de Santander y en especial para su capital. La crisis de la industria de los años ochenta afecto de manera más marcada a Antioquia y el Valle del Cauca por la sencilla razón de la importancia relativa del desarrollo industrial en estos dos departamentos.

La presente crisis no ha sido una excepción. El efecto más marcado se ha dado en el Valle del Cauca. Los indicadores de actividad económica y en especial los relacionados con la actividad edificadora son muy negativos en Cali y el resto del Departamento. La actividad industrial del Valle también se ha resentido de manera marcada. Los indicadores de desempleo son bastante negativos.

Por ser la sede del gobierno y por que gran parte de los actores de la crisis son prestantes miembros de la sociedad bogotana, pareciera que en Bogotá ha sido la segunda ciudad en la que se ha tenido el efecto negativo mayor. Los sectores en donde la capital del país ha tenido tradicionalmente su ventaja comparativa son unos de los más afectados. El sector financiero en el que Bogotá se ha destacado por su alta participación se está viendo enfrentado a una baja en su demanda y en un deterioro notable de las condiciones de la cartera. El sector exportador de flores se encuentra pendiente de las condiciones adversas causadas por la descertificación y por la posible pérdida de las preferencias arancelarias. Los viajes de negocios a Bogotá y la ocupación hotelera se han visto afectados adversamente por los últimos acontecimientos, lo que unido a un exceso de capacidad hotelera ha llevado a situaciones muy preocupantes para los inversionistas en el sector turismo.

Además de una baja demanda del sector privado la actividad económica de la capital del país ha sido afectada por impulsos negativos en el sector público. El nivel de ejecución del plan de desarrollo es relativamente bajo. El Alcalde Mockus ha sido muy cauteloso en el frente de las obras públicas, concentrándose a terminar el plan de obras de la Administración Castro. Por otra parte, el incremento de los impuestos, tanto a nivel nacional como distrital, ha tenido un fuerte impacto recesivo en la capital del país, por la sencilla razón de la alta participación de Bogotá en el total de impuestos recaudados en todo el país. 

Más aún, los efectos positivos que se notan en la economía colombiana están ausentes en la capital del país, pues desafortunadamente todavía no se ha descubierto petróleo en la Sabana de Bogotá y la capital del país tiene poca o nula representación en la comisión de acusaciones de la Cámara.


De todo lo anterior se pueden sacar dos conclusiones. El impacto de la crisis no ha sido uniforme en todo el país y segundo no hay una gran información sobre la coyuntura regional lo que hace que los analistas económicos tengan pocos elementos para poder sacar conclusiones y recomendaciones. Teniendo en cuenta la posible gravedad para una región del país sería recomendable que entidades como las Cámaras de Comercio y las regionales de los gremios  dedicarán parte de sus esfuerzos a hacer un seguimiento de la actividad económica propia de su región. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada