lunes, 9 de septiembre de 1996

El futuro de Bogotá

El reto grande para las autoridades actuales y futuras de la capital es lograr que el desarrollo responda al concepto de las ciudades dentro de las ciudades.

 La misión japonesa ha entregado su informe preliminar sobre el Plan Maestro de Transporte para Santafé de Bogotá.  El estudio presenta un análisis de la situación actual del transporte en Bogotá y hace un interesante análisis de la posible evolución del desarrollo de la capital.  Dejando para un futuro el diagnóstico y las propuestas relativas al transporte urbano es conveniente analizar la visión que presenta la Misión Japonesa sobre el futuro desarrollo de la capital.

A nadie escapa la importancia de tener un buen diagnóstico sobre la evolución futura de la población y el empleo en una Metrópoli del tamaño de Bogotá.  Las necesidades de la infraestructura de transporte están determinadas por la ubicación de las diferentes actividades al interior de la ciudad.  El Profesor Owen de la Brookings Institution logró convencer a los planeadores urbanos que era mucho más eficiente planear una ciudad que minimizara las necesidades de movilización en lugar de responder a un desarrollo no planeado.

Este concepto que dio origen a la idea de las ciudades dentro de las ciudades popularizada en Colombia por el recordado Profesor Currie debe ser tenido muy en cuenta en la planeación del transporte y se pone en evidencia al analizar las proyecciones de la Misión Japonesa.  En efecto, al mirar en detalle las proyecciones de población se puede apreciar que gran parte del crecimiento de la ciudad se espera que ocurra en el antiguo municipio de Suba.  Según el mencionado informe, la localidad de Suba incrementará su población en más de un millón doscientos mil personas y contará con un millón setecientos cincuenta y un mil habitantes en el año 2020.
La magnitud del esfuerzo que requiere la capital para atender las necesidades de una población de este tamaño es realmente gigantesco.  En menos de veinticinco años es necesario crear una infraestructura de transporte superior a la de una ciudad como Barranquilla y al final del período se debe tener una red de transporte similar a la de Cali o Medellín de hoy en día.

Lo que nos debe quedar muy claro al pensar en resolver un problema de carácter tan monumental es que es mucho más sencillo si se logra hacer que Suba pueda resolver la mayoría de sus necesidades urbanas dentro de la misma localidad.  Si logramos minimizar la necesidad de movilización por fuera de la localidad lograremos una solución mucho más económica que si el centro tradicional la absorbe.
Lo que resultaría insostenible es convertir a Suba en una ciudad dormitorio. Las inversiones en infraestructura de transporte serían considerablemente superiores. No solo tendríamos que construir una infraestructura de carácter local sino que tendríamos que entrar en la era de las superautopistas para conectar con el resto de la ciudad con este dormitorio del tamaño de Medellín o Cali.

Lo que debe quedar claro es que no podemos tomar el riesgo de permitir que la ciudad crezca de una manera tan ineficiente. El reto grande para las autoridades actuales y futuras de la capital es lograr que el desarrollo se dé dentro del concepto de ciudades dentro de las ciudades. Las autoridades deben considerar como prioritario la elaboración de un plan maestro de la localidad de Suba. No solo es necesario tomar medidas sobre la ubicación de las viviendas y sus densidades sino que también es necesario tener muy bien definidas las necesidades de infraestructura social: escuelas, hospitales, colegios, universidades y recreación que hagan la vida atractiva en esa localidad.

Además, es urgente dotar a la localidad de la capacidad institucional y financiera para poder convertir planes en realidad. Un Alcalde Menor y una Junta Administradora Local no es suficiente para poder construir y manejar una ciudad cercana a los dos millones de personas.

Definitivamente, es necesario comenzar la discusión sobre el futuro de Bogotá aún antes de entrar a discutir las propuestas concretas sobre la solución del transporte. La planeación urbana puede ayudar a mantener bajo control una situación que puede convertirse en un caos que sea necesario arreglar posteriormente a un costo prohibitivo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada