martes, 8 de octubre de 1996

Lista de precios e inflación

La inercia inflacionaria que nos quieren vender los viejos cepalinos no encuadra en un ambiente tan deprimido como el actual.

En los Estados Unidos ha habido discusiones sobre la medida de los precios al por mayor. Para muchos analistas, el índice de los precios al por mayor no refleja fielmente las tendencias del crecimiento de los precios pues el instituto encargado de llevar las estadísticas suele preguntar por los precios de lista y no por el precio al cual se realizan efectivamente las transacciones.  En ocasiones y especialmente cuando se vive una recesión los precios de las transacciones suelen ser inferiores a los precios  de lista y por lo tanto en estas ocasiones la variación de los precios de lista es mayor que la variación de los precios de las transacciones.

Aunque en Colombia el DANE trata de medir los precios reales de las transacciones es posible que en estos momentos de recesión se estén dando transacciones por debajo del precio habitual que hagan que los indicadores de inflación de los organismos del Estado se alejen un poco de la realidad.  La queja habitual de que el DANE tiende a subestimar el incremento de precios parece que ya no esta dando.  Realmente ya no hay que preguntarle a los funcionarios del Departamento de Estadística donde compran para ir a hacer el mercado ahí, sino que ahora lo que hay que preguntar es donde compran los del DANE para no ir allá porque los precios son más altos que los actualmente existente en Colombia.

Es posible que el nivel de precios medido por el DANE sea mayor que el verdadero nivel de precios pues el Departamento de Estadística está en un proceso de revisión del Índice de Precios al consumidor.  Mientras que se define la nueva canasta el DANE tiende a utilizar las mismas fuentes existentes y por lo tanto no incorpora las Supertiendass estilo Makro que han entrado con precios más baratos y que han permitido al consumidor estirar su presupuesto familiar.

Los precios de algunos productos pueden haber subido no como un reflejo de lo acontecido sino que pueden estar obedeciendo al deseo de lograr anticiparse a la nueva edición del pacto Social.  Los productores están aprovechando la confusión existente en el gobierno para ganar una posición más favorable en las negociaciones.  Es obvio que alguien que ya ha subido los precios puede ser bastante generoso en una negociación.  Los empresarios pueden ofrecer un aumento del veinte por ciento para el 97 si en los últimos meses del 96 ya subió sus precio en un cinco por ciento.

Para los que observen que es muy difícil hacer aumentos que perduren en una situación recesiva acompañada de una revaluación se les puede argumentar que esto es posible  en el caso en que simultáneamente se ofrezcan unos descuento.  Es posible, entonces, gozar de una serie de rebajas temporales mientras que la situación de la economía es mala.

Descuentos como los dados por las cervecera en que la tapa paga tienen el efecto de disminuir temporalmente el precio de la pola.  Cuando las empresas descubren que la demanda se ha reactivado la promoción desaparece y el precio de lista vuelve a ser igual al precio real.

Los anteriores comentarios son apenas ideas que tratan de aportar alguna luz en medio de la oscuridad reinante en el campo económico.  La existencia de una estanflación tan prolongada no parece tener muchas fuerzas que las sostengan.  La inercia inflacionaria que nos quieren vender los viejos cepalinos tampoco encuadra en un ambiente tan deprimido como el actual.

Los economistas no pueden permanecer indiferentes ante una situación tan rara como la que estamos viviendo.  El extraño mundo de Subuso es bueno para leerlo en los periódicos pero no muy útil como paradigma par ser enseñado a las nuevas generaciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada