martes, 29 de octubre de 1996

Ojo con el desempleo

El desempleo no solo es grave por su impacto recesivo y por el impacto psicológico adverso en los que pierden su empleo, sino que además puede tener graves consecuencias de largo plazo.

Las cifras de desempleo de septiembre son realmente preocupantes. Las tasas de desempleo una vez eliminado el componente estacional muestran un continuado deterioro desde el momento mismo en que el Presidente lanzo su ambicioso programa de empleo. La creación del millón seiscientos mil empleos prometidos por Samper en su campaña ha quedado para el próximo período presidencial.

El desempleo no solo es grave por su impacto recesivo y por el impacto psicológico adverso en los que pierden su empleo, sino que además puede tener graves consecuencias de largo plazo. Cuando una economía no genera el suficiente número de empleos los que están en la edad de comenzar a trabajar sufren desproporcionadamente. Los jóvenes ven cerradas las posibilidades de encontrar trabajo rápidamente y por tanto tienen que esperar mucho para conseguir su primer trabajo. En lugar de comenzar a aprender a trabajar y a someterse a la disciplina que imparte el participar en la actividad productiva se ven enfrentados muchas veces a situaciones poco edificantes.

El joven que no encuentra un trabajo rápidamente comienza a cuestionarse su propia valía. Piensa que las dificultades no son de carácter coyuntural sino que se derivan de problemas más profundos y comienza a escuchar los cantos de los demagogos de turno que los incitan a buscar soluciones por métodos violentos.

Pero aun los que reconocen que el problema puede ser de carácter temporal y que se va a resolver cuando entré a operar Cusiana se ven enfrentados a serios problemas. Los pocos empresarios que deciden contratar más trabajadores no están muy dispuestos a invertir en capacitación y por lo tanto el progreso de la generación de estos trabajadores puede ser muy lento. Las generaciones que comienzan a trabajar en épocas recesivas quedan marcados de por vida por una visión pesimista del mundo. La ética de trabajo se pierde y las posibilidades reales de avance prácticamente desaparecen.

El aumento en el desempleo tiene en el largo plazo un grave impacto en el crecimiento económico. Cuando los trabajadores se ven enfrentados a una recesión y a períodos largos de desempleo encuentran que todos los esfuerzos hechos en su formación profesional resultaron estériles. La baja en la rentabilidad de la educación tiene como consecuencia una disminución en la demanda por educación. Cuando la inversión en educación se disminuye también se reduce la tasa de crecimiento de la economía y la posibilidad de alcanzar el nivel de vida de los países industrializados se reduce considerablemente.

El ciclo económico tiene unas graves consecuencias en la producción de profesionales. Las variaciones en la demanda por educación tiene un impacto en las universidades. La reducción de la demanda obliga a cerrar algunas de las facultades y a acabar con los núcleos de excelencia asociados a las universidades. La disminución de la demanda de educadores a la vez tiene impacto negativo sobre el mercado profesional pues de esta manera se cierran las posibilidades laborales de muchos de los profesionales altamente calificados.


La competitividad colombiana puede verse enfrentada a graves peligros si el período recesivo se prolonga por mas tiempo. La falta de gobernabilidad de un período puede marcar el comienzo de un grave ciclo recesivo de la economía colombiana y a una desaparición del capital humano del país. La prolongada recesión no solo ha frenado la formación bruta de capital fijo sino que más grave aún puede llegar a afectar seriamente la formación de capital humano y cerrar las puertas del desarrollo económico acelerado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada