lunes, 7 de mayo de 1990

Un Ejercito de Voluntarios

El Doctor López Michelsen y el editorialista del matutino bogotano han destacado la importancia de dar una mejor organización a las fuerzas militares.


El servicio militar es inconveniente e innecesario. Así comenzó  Milton Friedman su columna en Newsweek el 19 de diciembre de 1966. Hoy 23 años después el Ex-Presidente Alfonso López Michelsen y el diario El Tiempo en sus editoriales y en su columna Contraescape reviven el debate sobre la forma en que se debe organizar el ejercito. Aun cuando no es la primera vez ni probablemente será la última en que coinciden los exponentes del liberalismo económico y los del partido liberal colombiano es interesante destacar que hay temas importantes en donde pueden lograrse consensos entre tendencias políticas muy diversas.

El Doctor López Michelsen y el editorialista del matutino bogotano han destacado la importancia de dar una mejor organización a las fuerzas militares. Juzgan que se precisa de un gran administrador que pueda manejar eficientemente los recursos del Ministerio de Defensa colombiano. Aunque no lo dicen expresamente están abogando por que en el próximo gobierno se nombre un Ministro de Defensa civil. Teniendo en cuenta la influencia que tienen el ilustre Ex Presidente liberal en el candidato de su partido y los nexos que han existido entre el doctor Gaviria y su antigua casa editorial es muy probable que en caso de ganar el partido liberal coloque un civil en el Mercedes del Ministerio de Defensa.

Como parte del nuevo manejo gerencial del Ministerio de Defensa se prevé un fortalecimiento de los cuerpos especiales del ejército. El éxito del nuevo cuerpo especial en Córdoba es sin lugar a dudas un buen ejemplo de la importancia de enfrentar profesionales a la guerrilla. La profesionalización de las fuerzas armadas implicará entonces tarde o temprano la abolición del servicio militar.

Los argumentos utilizados por Friedman en su columna del semanario americano para proponer la eliminación del servicio militar obligatorio en los Estados Unidos obviamente son muy diferentes. Para Friedman, el proceso de seleccionar una pequeña minoría de jóvenes utilizado era inequitativo, ineficiente e inconsistente con una sociedad libre. Evidentemente al seleccionar arbitrariamente a una minoría para servir en el ejército se cometen injusticias entre los afortunados que no son seleccionados y aquellos que sí lo son. La injusticia es mayor cuando a los seleccionados se les pagan salarios por debajo del nivel del mercado. De hecho se está cobrando un impuesto que podríamos llamar "en especie" a un grupo de nuestra sociedad. Para poder hacer cumplir la obligación del servicio militar es necesario fijar restricciones a los jóvenes que no tengan su situación militar definida. Estos no pueden aceptar empleos, ni pueden viajar libremente al extranjero mientras no definan su situación militar. Para un libertario como Friedman estas restricciones son inconsistentes con una sociedad libre.

Friedman en su artículo no solo da argumentos para acabar con el servicio militar obligatorio sino que contesta las principales objeciones en contra de su propuesta de un ejército de voluntarios. Según Friedman, el argumento de que el costo del ejército voluntario es muy alto no es muy válido cuando se analiza el costo real para la sociedad de un ejército de conscriptos. Como bien lo afirma Friedman, el costo del servicio militar está siendo pagado por los reclutas pues están recibiendo un salario menor que el que podrían ganar en el mercado. Este costo no aparece en los presupuestos del Ministerio de Defensa pero es indudablemente un costo para la sociedad. En caso en que se tenga un ejército de voluntarios el costo será menor pues los que se vinculen libremente a las Fuerzas Armadas lo harían por que les gusta y por lo tanto estarían dispuestos a recibir un salario un poco menor al que obtendrían en otra ocupación. Más aún, el costo de mantener un ejército voluntario se reduciría considerablemente pues no tendría que dedicarse tanto tiempo al entrenamiento de los soldados pues su período de servicio sería más largo.

Lástima que los acontecimientos luctuosos recientes y nuestros antecedentes santenderistas que nos han concentrado en el tema de la asamblea constituyente, hoy constitucional, no hayan permitido debatir temas tan importantes para la sociedad como el del servicio militar obligatorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada