lunes, 13 de diciembre de 1993

¿Cuánto debe aumentarse el salario?

Cualquier aumento por encima del 15 por ciento se está dando a costa de la competitividad del sector exportador colombiano.

Los niños y los trabajadores esperan con ansiedad el mes de diciembre. Los primeros esperan la llegada del niño Dios con sus regalos navideños y gozan con la pólvora que acompaña las novenas de aguinaldos. Los segundos se ponen contentos pues saben que durante el mes de diciembre les llega no solo la tan esperada prima sino también la ilusión del aumento en sus salarios. Con sorprendente regularidad por esta época navideña, los trabajadores esperan lograr satisfacer los anhelos permanentemente pospuestos.

La discusión sobre el aumento del salario mínimo se torna por esta época en una de las noticias de mayor cubrimiento en los medios de comunicación masiva. La discusión en las negociaciones laborales se centra, muchas veces, en el ajuste por inflación. Para algunos el ajuste por inflación debe reflejar el aumento en el costo de vida del año pasado, mientras que para otros el ajuste por inflación debe reflejar el aumento de la inflación esperada para el año entrante. Los primeros piensan que las consideraciones de justicia con el trabajador deben conducir a que éste mantenga su nivel de vida pasado. Los segundos argumentan que la lógica económica señala que lo pasado, pasado y que las decisiones deben basarse en las expectativas de lo que puede pasar en el futuro.

Las discrepancias entre las dos maneras de pensar se hacen evidentes en períodos en los que las autoridades económicas están llevando a cabo un plan de estabilización exitosa, pues la inflación esperada es inferior a la observada en el año anterior. Adicionalmente, durante los períodos de estabilización se pone de  manifiesto la inercia inflacionaria que tiene un sistema de ajuste ligado al índice de costo de vida.

En épocas recientes se ha considerado importante incluir, además del aumento en el costo de vida, un incremento debido al aumento en la productividad del trabajo. La discusión se polariza, entonces en dos cifras. La primera corresponde a la inflación esperada incrementada por el aumento en la productividad y la inflación esperada incrementada en dos puntos porcentuales que representa el aumento de la productividad. En el caso colombiano la primera cifra podría estar alrededor de un 21 por ciento y la segunda alrededor del 24 por ciento. 

Las negociaciones sobre salario mínimo se han venido desarrollando entre estos dos límites y es probable que terminen más cerca del límite inferior. La principal razón de que esto ocurra se deriva del proceso de internacionalización de la economía colombiana. Como bien lo anota la Revista Dinero "la mano de obra colombiana se está encareciendo en dólares, lo cual reduce la capacidad para competir de los productores nacionales con sus contrapartes de otros países." Este encarecimiento en dólares que se inició en 1990 y es simplemente una de las manifestaciones del famoso mal holandés no puede continuar sin causar serios estragos en la actividad productiva.


Infortunadamente, el parar este encarecimiento, en dólares, de la mano de obra colombiana solo se puede lograr mediante un frenazo en el ritmo de crecimiento de los salarios en pesos. Por ejemplo, si quisiéramos mantener los salarios al mismo nivel de nuestras contrapartes en los Estados Unidos el aumento para el año entrante debería ser de apenas un 15 por ciento. Dicho de otra manera, cualquier aumento por encima del 15 por ciento se está dando a costa de la competitividad del sector exportador colombiano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada