lunes, 11 de septiembre de 1989

Reformas en el sistema finaciero

El Ministro de Hacienda ha anunciado recientemente la posibilidad de vender algunos de los Bancos Nacionalizados a los particulares. Este cambio de dueño puede conducir a una mayor competencia en el sistema financiero  al aumentar el número de participantes en el mercado bancario. De acuerdo con la propuesta del Señor Ministro, se permitiría la fusión de los Bancos desde que la compra sea hecha por los actuales dueños de alguno de los bancos privados. La fusión de los dos bancos podría generar entonces un aumento en la eficiencia del sistema.

El momento parece propicio para la privatización pues los bancos están atravesando por un período de alta rentabilidad. Por esta razón no será difícil encontrar comprador para las acciones de las dos instituciones que se piensan privatizar este año. La venta del Banco del Estado y del Banco de los Trabajadores podría hacerse en estos momentos a un precio que compense la ayuda prestada por el gobierno para la recuperación de estos dos intermediarios financieros y, por lo tanto, eliminará la queja constante de que el gobierno socializa las pérdidas y privatiza las ganancias.

Este paso, aunque modesto, va en la dirección correcta de mejorar la eficiencia del sistema financiero. Desafortunadamente, se queda muy corto pues no ataca a fondo los problemas del sector. Como todos sabemos, los márgenes de intermediación del sistema bancario colombiano están por encima de diez puntos porcentuales. Estos márgenes son realmente superiores a los de cualquier otro país de condiciones similares a Colombia.

Los costos de transacción en el sistema bancario son realmente altos. Un cheque está costando noventa pesos y las entregas de efectivo en los cajeros automáticos tienen un valor para el cliente de setenta pesos. En los Estados Unidos el cliente puede comprar sus cheques en formas continuas a un equivalente de 56 pesos cada uno, teniendo posibilidad de elegir la que se acomode más a sus necesidades. Igualmente, el cuenta-habiente en Estados Unidos recibe un pago por intereses sobre su saldo, mientras que en Colombia todavía subsiste la prohibición de pagar intereses en cuenta corriente.

La razón de estos costos altos en Colombia radica, parcialmente, en la costumbre de no cobrar directamente por el manejo administrativo de la cuenta corriente. En los Estados Unidos el cargo por los servicios bancarios, compensa el costo directo del manejo de la cuenta corriente. Otra parte de la explicación reside en la falta de competencia en el sector bancario colombiano. Los bancos tienen que manejar sindicatos fuertes y se ven enfrentados muchas veces a altos costos laborales. Algunos aún tienen procedimientos ineficientes, muchas veces con personal redundante y prácticas obsoletas. Los sistemas de cajeros automáticos en algunos casos tienen tecnologías bastante anticuadas, con las que ni siquiera es posible consultar el saldo de la cuenta corriente.

De otra parte, las reformas que deben acompañar la privatización de los bancos deben tener en cuenta las principales causas de los altos márgenes de intermediación. En primer lugar están los altos encajes y las inversiones forzosas vigentes. En segundo lugar, el crédito subsidiado a los sectores considerados prioritarios, los cuales muchas veces no logran estimular la inversión sino que se convierten en generadores de rentas para los afortunados que consiguen estos créditos.

Es indudable que el cambio de dueño de dos bancos no va a mejorar el sistema financiero colombiano. Mientras no se hagan reformas importantes, nuestras tarjetas de crédito, al igual que muchas de las teorías económicas desarrolladas en el país, seguirán siendo "Valid only in Colombia". Sin la posibilidad de tener legalmente cuenta en dólares, la competencia por los mercados mundiales va a ser cada día más difícil. La preparación de nuestro sector financiero para Europa 1992 no es ni la sombra de lo que ha sido la preparación de nuestra Selección para Italia 90.

El sistema financiero debe privatizarse, pero el gran ganador debe ser el consumidor. El gobierno tiene no solo que recuperar la inversión hecha en el rescate, sino que también debe llevar a cabo una serie de reformas que mejoren la eficiencia del sector y conduzcan a un mejor servicio para el cliente. Qué bueno fuera que dentro de poco pudiéramos tener menores costos, personal muy productivo, mejoras en la tecnología del sector, consolidación de oficinas redundantes, interconexión real de las redes y acceso desde la oficina, disminución de cargos a los usuarios, pagos de intereses en cuenta corriente y eliminación del monopolio de los cheques!


Cita Citable


"En un país que ve las finanzas de manera tan primitiva que castiga con cárcel la posesión de divisas, cualquier medida que modernice sus actitudes es un motivo de entusiasmo" Business Week del 28 de agosto en un comentario sobre el pago en dólares a los agricultores soviéticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada