domingo, 31 de agosto de 2014

SITP la paz del centavo

Desde hace más de sesenta años los transportadores han estado combatiendo la llamada guerra del centavo, en ella e los conductores de buses, busetas y colectivos se han venido peleando por recoger el mayor número de pasajeros en cada recorrido.  En Bogotá, para poner punto final a esta práctica se emprendió un largo proceso que culminó con la puesta en marcha  el Sistema Integrado de Transporte Publico SITP.

Gustavo Petro, que ha manifestado querer ser el primer presidente del posconflicto, ha estado a cargo de ser el primer Alcalde del posconflicto del centavo. Debe reconocerse que el Alcalde tuvo un gran acierto en la implementación del SITP. En lugar de ceder a la presión de OPAIN y sus amigos en el gobierno Santos, decidió no aceptar el regalo griego de la prolongación de la Avenida El Dorado hasta el Aeropuerto.  La Administración decidió más bien poner en funcionamiento un servicio con buses duales que llega hasta el mismo Aeropuerto y que permite a algunos bogotanos disfrutar de la comodidad de acceder a sus vuelos en un transporte público digno.

Los problemas asociados a la terminación de una guerra se deben, muchas veces a una mala negociación y el caso del transporte es una clara muestra de esto. Fernando Álvarez, el Secretario de Movilidad de Samuel Moreno y el llamado Gerente del SITP, Javier Hernández, no escucharon las críticas realizadas por los expertos y la sociedad civil a la licitación del SITP. No quisieron entender que una condición necesaria pero no suficiente para el éxito del proceso era promover la competencia por el mercado ya que era muy difícil lograr una competencia en el mercado. Contra toda lógica tomaron la decisión de hacer concesiones por veinticinco años, cuando lo usual es hacerlo por tres o seis años.

Para Bogotá no es muy útil entrar en un proceso de pasarse la pelota entre la Administración de Petro a la de Samuel Moreno como lo hace el alcalde Petro  en una entrevista de la revista Semana del 12 de octubre de 2013. En donde la responsabiliza de dejar un hueco de 700 mil millones de pesos por hacer una estructuración de primera generación cuando ya se hacían estructuraciones de tercera generación en el país.

Si buena parte del problema se originó en la administración anterior, la alcaldía de Gustavo Petro se ha quedado corta en el tema del SITP. En un artículo de la silla vacía muestra que en septiembre de 2014 tampoco llegó el SITP y que muchas de las metas no se han podido cumplir.

El incumplimiento de una meta pactada en un proceso que busca terminar con una guerra de más de sesenta años puede resultar irrelevante para los que consideran que cualquier costo es justificable si se alcanza el bien supremo de la paz. Los costos del ajuste han resultado superiores a los previstos  porque no se han cumplido los plazos pactados en el cronograma para la salida de los buses, busetas y colectivos del servicio tradicional. La operación simultánea de los dos sistemas ha incrementado la sobreoferta de transporte pues la entrada de buses nuevos ha superado la salida de los buses antiguos. Por deficiencias de implementación los buses nuevos no han resultado atractivos para los bogotanos. Mientras 250 pasajeros al día utilizan un bus de los tradicionales,  solo 125 pasajeros por día utilizan uno de los vehículos del SITP,( azules, naranjas y morados)[1].  

Si suponemos que con los dos cientos cincuenta pasajeros al día con una tarifa de mil quinientos  pesos por viaje se puede cubrir el costo promedio de operación de un vehículo podríamos preguntar ¿cuánto tendrían que  pagar cada uno de los cientos veinticinco pasajeros para cubrir los costos promedio de operación del bus? La respuesta es muy sencilla para los que se acuerdan de la regla de tres inversa y es tres mil pesos. La siguiente pregunta es entonces si solo se cobran mil quinientos pesos, ¿de dónde  salen los otros mil quinientos pesitos? La respuesta es muy sencilla los mil quinientos pesos salen de la Secretaría de Hacienda Distrital que debe alimentar el fondo de contingencias.

La siguiente pregunta es la siguiente: si en Bogotá están circulando 5 634[2] buses que en promedio transportan ciento veinticinco pasajeros por bus en un día, ¿Cuánto es el monto total que debe aportar La secretaría de Hacienda cada día? La respuesta se obtiene fácilmente con un teléfono celular multiplicando el número de buses (5634 buses), por el subsidio por pasajero ($1.500/pasajero) y por el número promedio  pasajeros diarios (125 pasajeros/día/bus). La respuesta es 1 056 millones de pesos por día.

Si recordamos que millardo es la expresión para designar el billón americano (mil millones) podemos simplificar y decir que cada día de demora en la entrada del SITP está costando un millardo de pesos. La demora de un mes nos costaría treinta millardos,  la de dos sesenta millardos y esperar hasta el tercera aniversario de la Bogotá Humana ciento veintitrés millardos.

Si no se toman medidas inmediatas para poner en funcionamiento el SITP en lugar de quedarnos con la imagen que aparece al comienzo de este post nos quedaríamos con la imagen actual de una mancha azul de buses pintados de azul que circulan vacíos.
 






[1] El promedio de  pasajeros por día se ha tomado de los resultados presentado por el Dane para el primer trimestre de 2014 . https://www.dane.gov.co/files/investigaciones/boletines/transporte/anexos_transp_Itrim14.xls
[2] Ver el último informe sobre la implementación del SITP http://www.sitp.gov.co/publicaciones/infografia:_asi_vamos_en_el_sitp_pub

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada