martes, 20 de enero de 2015

La riqueza en el Siglo XXI

Hace mucho tiempo descubrí que me daba tanto placer comprar como leer libros. Uno de mis sitios favoritos era la librería Aldina situada en la carrera 7ª  con calle 70. Ahí era uno muy bien atendido por María Clara Medina mejor conocida como Cucuna.

Cuando entraba era recibido con gran amabilidad y era referido a las últimas novedades en los campos de mi interés, en esa época era el bridge y la administración. Después de mirar las últimas novedades revisaba las otras secciones de la librería. Además, la Aldina era el sitio en donde se podían encontrar los best sellers en Inglés seleccionados por Eva Aldor esposa del caricaturista Peter Aldor[1].

A partir del 16 de julio de 1995 la compra de libros cambió radicalmente. Ese día Jeff Bezos puso en marcha su venta de libros a través de Internet y al poco tiempo se convirtió en uno de los más importantes actores en el mercado del libro.

En mi caso personal prefiero comprar mis libros a través de Amazon y en lo posible escoger la  versión del Kindle.



Hoy en día, por lo general parto de una recomendación de mis amigos aficionados a los libros y a partir de la recomendación trato de determinar si el libro es un buen candidato para agregar a  mi colección. Una vez recibida la recomendación lo primero que hago es entrar a Amazon y buscar el libro en la tienda del Kindle. A continuación leo lo que dice la editorial y las reseñas de las revistas y si todavía estoy interesado bajo una muestra del libro para leerlo en el Kindle o en el iPad. Una vez leída la reseña y si no tengo clara la decisión busco otras opiniones de gente que considero conocen sobre el tema.

Hace poco un amigo me recomendó el libro “Capitalismo en el Siglo XXI” de Thomas Piketty. Entré a Amazon, vi las reseñas y procedí a bajar la muestra tanto en español como en inglés. Me encontré con una crítica a Simon Kuznets y su trabajo de 1955 sobre crecimiento económico y desigualdad del Ingreso[2].

En una entrada anterior, La equidad para Colombia en el siglo XXI traté de explicar cuál es el estado actual del conocimiento sobre la relación existente entre la desigualdad y crecimiento. Algo muy distinto a la caricatura que presenta Piketty malinterpretando el trabajo de Kuznets. Armar un espantapájaros con un trabajo del año 1955 para destruirlo creyendo que esto acaba con la teoría económica sobre crecimiento económico y desigualdad es un mal comienzo para un estudio que quiere ser la pieza fundamental de la economía en este siglo.

En la muestra del libro de Piketty bajada de Amazon el autor presenta  una expresión matemática que pretende explicar la razón por la que el sistema capitalista va a colapsar. Según el economista francés,  si la tasa de retorno del capital (r) es mayor que la tasa de crecimiento de la economía (g)  entonces, en el largo plazo, todo el ingreso va a quedar en manos de los dueños del capital.

En lugar de tratar de establecer si lo que sostiene Piketty es cierto preferí revisar lo que se dice de el libro en las redes sociales. Cuál no sería mi sorpresa cuando descubrí que Larry Kotlikoff, una de las personas que más ha trabajado en el tema, tenía serios cuestionamientos al trabajo de Piketty y en particular a la validez de la condición r>g para que hubiera una concentración del ingreso.

Adicionalmente, mi amigo Domingo Cavallo en su Blog ha puesto varias referencias a críticas académicas de economistas argentinos cuestionando la famosa desigualdad de Piketty[3].  Los argumentos esgrimidos por los economistas argentinos, por Kotlikoff y otros investigadores, son tan serias que el economista francés ha cambiado su discurso y en su nuevas versiones ya no basa sus argumentos en la desigualdad de marras.

El libro de Piketty, además de analizar el tema del ingreso también aborda el de la distribución de la riqueza.  Por lo tanto un buen tratamiento de este segundo tema podría justificar la adquisición de este best-seller.

Infortunadamente, las mediciones de la riqueza y su distribución presentadas en el libro de Piketty son imprecisas. En primer lugar,  no en todos los países hay impuestos a la riqueza y por lo tanto no es posible utilizar información tributaria sobre esta variable. En segundo lugar, porque la información sobre las herencias utilizadas por Piketty tiene un cubrimiento menor, pues muchas herencias no se registran o están exentas del impuesto. En tercer lugar, por su misma naturaleza la información sobre la herencia solo se conoce en el momento del fallecimiento y no hay un registro continuo de la evolución de la riqueza en el tiempo.

Las debilidades de medición de la riqueza por parte de Piketty han sido mencionadas por varios de sus críticos, como también su concepto de riqueza en la que se excluyen algunas formas de mantener la riqueza. Sin embargo, en mi opinión lo más grave es que Piketty excluye de su análisis el capital humano.

Según Dale Jorgenson, en 1984 en los Estados Unidos el porcentaje de la riqueza humana era del 91,3 por ciento del total de la riqueza nacional.  Esto quiere decir que aún si la medición de Piketty fuese perfecta solo habría analizado un poco menos del nueve por ciento de la riqueza nacional y probablemente si hubiera incluido el cien por ciento de la riqueza, sus conclusiones hubiesen sido muy distintas.    

Por todo lo anterior, mi decisión es no comprar el libro de Piketty, no solo por los 21,99 dólares  que le tengo que pagar a Amazon sino porque para realizar un análisis y crítica más completa tendría que emplear  un tiempo considerable con un alto costo de oportunidad muy superior al precio del libro.



[1] Eva Aldor murió en el accidente del vuelo 52 de Avianca el 25 de enero de 1990.  
[2] El trabajo de Kuznets fue seleccionado entre los 20 artículos más importantes publicados en la American Economic Review en los primeros cien años de la revista ver https://www.aeaweb.org/aer/top20/45.1.1-28.pdf
[3] En Argentina, la Presidenta y el Ministro de Economía han tratado de utilizar el prestigio del economista francés para justificar las equivocadas políticas económicas que han venido siguiendo. El sábado 17 de enero de 2015 Cristina Kirchner recibió a Piketty en su residencia de los Olivos. http://www.minutouno.com/notas/350857-la-presidenta-recibio-al-economista-frances-thomas-piketty

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada