domingo, 12 de julio de 2015

La distancia y la clepsidra han muerto

El sector de las telecomunicaciones ha experimentado importantes cambios tecnológicos. Al mismo tiempo que se sucedían los cambios en la tecnología de comunicaciones el entorno regulatorio experimentó profundas transformaciones. Los monopolios públicos y privados en el curso de pocos años dieron paso a una serie de operadores que ofrecen una variedad de opciones a los consumidores.

La revista The Economist del 30 de septiembre de 1995 dedico su historia principal al estado de las telecomunicaciones en el Mundo. Frances Cairncross autora del artículo encontró un título que describía muy bien una característica importante del sector. Manifestó, que de pronto ya la distancia no importaba para comunicarse y que era probable que la distancia hubiera muerto.[1]

Pero no solo la distancia parece no importar en el mundo de las telecomunicaciones sino que tampoco ya no importa la duración de la llamada. El reloj de agua también conocido como la Clepsidra utilizado por los griegos desde 325 a. C. para controlar el tiempo utilizado por los oradores, ya no se necesita pues la factura de muchos servicios de comunicaciones no depende  del número de llamadas realizadas durante un período de facturación. Por eso podría hablarse de que para efecto de las comunicaciones también la clepsidra ha muerto.


La muerte de la distancia se puede ilustrar con el servicio de larga distancia en los Estados Unidos. Cuando ATT tenía el monopolio del servicio de larga distancia el costo de la llamada dependía de la distancia que separaba a los participantes en la llamada. En general, entre más larga la distancia mayor ere el costo por minuto. Hoy en día el costo de comunicarse a larga distancia nacional en los Estados Unidos es el mismo entre cualquier par de ciudades de los Estados Unidos.

Para los nuevos servicios es más evidente la poca influencia que tiene la distancia en las decisiones relacionadas con las comunicaciones. Por ejemplo, Hoy en día, la distancia no afecta mucho las decisiones de las comunicaciones. Por ejemplo, un mensaje de texto es tan eficiente para comunicarse con alguien que se encuentra al otro lado de la mesa o con alguien que está al otro lado del mundo, en Bangkok la ciudad antípoda de Bogotá.[2]

Comenzando con los Blackberry en 1995 los teléfonos celulares permitieron el envío de mensajes de texto sin costo adicional entre los propietarios de estos aparatos. Con la aparición del iPhone en 2007 esta tendencia se ha reforzado pues ahora es posible que los usuarios de Apple se puedan comunicar entre sí sin tener en cuenta su ubicación. El Facetime de voz y de video ha permitido acabar con la separación entre miembros de una familia que viven en distintas ubicaciones.

La reducción en los costos de comunicación ha tenido efectos importantes en la economía. Por ejemplo, ahora es posible ubicar algunas dependencias de una compañía en sitios alejados de la sede principal. Un ejemplo interesante es la ubicación de los call centers en la India o Medellín para atender clientes de compañías ubicadas en los Estados Unidos.  El auge del Silicon Valley y de Bangalore en la India se debe en buena parte a la reducción de los costos de comunicación y a una estructura de costos independiente de la distancia.

Como toda regla tiene su excepción todavía existen servicios de comunicación con tarifas que reflejan la situación del pasado en las que el costo de las comunicaciones dependía de la distancia. Un ejemplo interesante es el servicio de larga distancia nacional en Colombia. Por ejemplo, si una persona residente en Bogotá  hace una llamada a Medellín por el servicio de ETB, tiene que pagar un poco más de 800 pesos por minuto. Si la llamada se hace desde Bogotá a Riosucio Caldas el costo por minuto es de apenas 550 pesos.  Mientras tanto si acepta una llamada por cobrar y no tiene un plan ilimitado tiene que pagar solo 179 pesos el minuto.

Para la mayoría de los colombianos que exista una compañía que cobre el minuto dependiendo de la distancia no presenta mayor problema pues el costo de las llamadas por celular no depende de la distancia y por lo tanto en lugar de utilizar el servicio de larga distancia en su teléfono fijo puede utilizar su celular y le resulta más barato.[3]

En los últimos años la fusión entre las telecomunicaciones y la informática han llevado a un desarrollo interesante. Las grandes compañías del sector de la informática como Apple, Google, Microsoft y Facebook se han convertido en gigantes de las telecomunicaciones. Apple tiene una red privada en la que circulan, los iMessages, los Facetimes, entre cualquier par de dispositivos sin importar su ubicación. Google tiene aplicaciones como el Hangouts que provee servicios de comunicación de voz y de video para los que tienen una cuenta de Google. Microsoft tiene a Skype como una plataforma con millones de usuarios a lo largo y ancho del planeta. Facebook ha comprado WhatsApp con una base importante de clientes ubicados en todo el planeta.

Debido a la competencia, hoy en día, el consumidor disfruta de planes que no dependen ni de la distancia ni de la cantidad de llamadas realizadas en un ciclo de facturación. Ahora existen los planes ilimitados en los que el cobro mensual no depende del número de minutos utilizados en las llamadas sino que se cobra una suma fija mensual por el servicio.

El cobro de una suma fija mensual independientemente del consumo no es un concepto nuevo pues es el normalmente utilizado en la televisión por suscripción en donde se cobra lo mismo al que mantiene encendido todo el día el televisor o para aquel que solo lo utiliza para inducir el sueño.

Lo mismo sucede con el cobro del Internet fijo en donde los cobros no dependen del uso de este servicio. El cobro es el mismo para la persona que vive pendiente de lo que pase en las redes sociales y está pegado al chat que para una persona que solo lo usa para leer el correo electrónico.

No es de extrañar que los que han liderado el cambio hacia los planes ilimitados hayan sido los que ofrecen servicios de televisión por suscripción o internet fijo. La propaganda de los proveedores de servicios ha utilizado el término de doble o triple play o de combos para los paquetes en los que se ofrecen planes ilimitados de telefonía fija, internet fija y televisión por suscripción.

Un reto importante para los encargados del sector es lograr que todos estos cambios importantes en la tecnología tengan la mayor difusión posible y que las tarifas de los servicios de las telecomunicaciones reflejen los costos de proveer los servicios. En entradas posteriores en este Blog se expondrán algunas propuestas de cambios en la regulación que ya han comenzado a circular en informes de la OCDE sobre Colombia y basados en los conceptos de la Nueva Organización Industrial (NOI) expuestos por Jean Tirole, premio Nobel de Economía 2014.



[1] "'The Death of Distance,' The Economist 336, no. 7934 (30 September 1995)
[3] Skype y Google ofrecen tarifas desde Estados Unidos a Colombia que son inferiores a los cobros de las  llamadas por celular, Es más barato utilizar estos servicios para hacer llamadas entre destinos nacionales en Colombia que pagar un minuto adicional de un plan de celular. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada