lunes, 3 de junio de 1996

El milagro argentino visto por sus creadores

El secreto del éxito alcanzado por el programa de estabilización argentina esta en la noción de convertibilidad.

El Banco Mundial ha publicado recientemente un informe sobre su conferencia anual sobre la economía del desarrollo.  En este se presenta un interesante articulo de Domingo Cavallo y Guillermo Mondino con el titulo de "¿Un Milagro argentino?.  De la hiperinflación al crecimiento sostenido. " En este articulo, los autores, el actual Ministro de Economía de la Argentina y el Director de uno de los principales institutos de investigación de la Argentina, presentan sus puntos de vista sobre los resultados del Plan de Estabilización argentino.

El artículo se concentra en tres grandes temas.  El primero es el del crecimiento de la productividad y la reforma económica.  El segundo el del programa para la erradicación de la hiperinflación y el tercero el del costo social de las reformas.  En cuanto a la relación entre la estabilidad macroeconómica y el crecimiento de la productividad el trabajo explora a través de métodos econométricos la relación existente entre la estabilidad macroeconómica y el crecimiento.  El trabajo confirma el impacto negativo de unas altas tasas de inflación, enormes déficit fiscales y del mal manejo de la tasa de cambio en el crecimiento económico.

Los resultados presentados en el artículo muestran que la variabilidad de la tasa de cambio real y de la tasa de inflación tienen una fuerte incidencia en el crecimiento de la productividad.  Tomando como patrón la experiencia promedio de 50 países durante el periodo 1960-87, los autores encuentran que los resultados de las políticas de estabilización de la economía argentina darían lugar a un crecimiento de la productividad laboral del 4.5 por %. Este valor es considerablemente superior al observado en Argentina durante el período 1975-1990 (-2,8 %) pero inferior al 6,3 % observado en el período 91-94.

La diferencia puede explicarse, según los autores, por otras reformas llevadas a cabo durante el período  por el Ministro de Hacienda Cavallo.  Se destacan especialmente, en el artículo, el haber llevado los precios relativos a patrones internacionales y las reformas del comercio exterior las privatizaciones y la desregulación.  El ajuste en el precio relativo de los bienes de capital ha dado una gran dinámica a la inversión y por lo tanto ha contribuido al crecimiento de la productividad laboral.  Las reformas comerciales y la inserción de la Argentina en el comercio regional no solo ha permitido un comercio libre sino que le ha dado una estabilidad el largo plazo a las reformas comerciales.  La Argentina tiene ahora que comportarse como un socio equilibrado y no puede volver a los excesos en su política comercial y económica de pocas anteriores.

La privatización no solo ha contribuido a subsanar el déficit fiscal sino que ha contribuido a un impulso considerable de la inversión.  La inversión del sector privado en las empresas privatizadas ha llegado a más de la mitad del total de la inversión y se realiza ahora con criterios de eficiencia muy diferentes a los utilizados por los burócratas en el pasado.

El secreto del éxito alcanzado por el programa de estabilización está en la noción de convertibilidad.  Con las reformas emprendidas el peso argentino tiene ahora que competir con el dólar.  En lugar de prohibir las operaciones en dólares como se hizo en Colombia en 1966, el plan de convertibilidad obligó al peso argentino a convertirse en una alternativa eficaz.  En lugar de pensar que cualquier movimiento de la divisa americana era el resultado de una conspiración de fuerzas ocultas el gobierno argentino lo tomó como un indicador de una falta de confianza en las medidas económicas y que señalaban la necesidad de un ajuste.  El éxito en el control de la inflación ha requerido de una política fiscal seria y responsable pues cualquier reforma monetaria o cambiaria sin responsabilidad fiscal tiende a ser efímera.

Finalmente, el artículo, en la parte correspondiente a los costos sociales de la reforma, muestra los principales resultados obtenidos en lo referente al empleo y a la distribución del ingreso.  En el frente laboral el programa ha tenido efectos importantes en lo que se refiere al empleo pues en el periodo 90-94 ha logrado generar 515.000 nuevos empleos urbanos, casi igual a lo prometido en el Salto Social del actual gobierno colombiano.  Sin embargo, el desempleo ha crecido considerablemente debido en buena parte al crecimiento de la fuerza de trabajo en casi un millón trescientos mil.  La evidencia en cuanto a la distribución del ingreso parece mostrar una mejora leve, mientras que los indicadores de alivio de la pobreza son bastante atractivos pues la población por debajo de la línea de pobreza ha bajado del 47,5 por ciento en 1989 a un 19 por ciento.

Después de leer el artículo y aún aceptando que este puede presentar una visión muy particular no queda duda de la importancia de investigar de manera objetiva las experiencias exitosas de otros países para lograr mejorar la política económica colombiana.  En estos tiempos de reflexión es conveniente terminar con una cita del trabajo reseñado.  "La manera de salir del subdesarrollo es creando las condiciones para un rápido crecimiento de la productividad, permitiendo que los beneficios se irradien a toda la sociedad.  La experiencia con la reforma argentina en donde se logró tanto una victoriosa estabilización como un rápido crecimiento dentro de una democracia, debería ser un estudio de caso para los gobiernos reformistas".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada