lunes, 22 de julio de 1991

Es mejor con un viejo amigo


La lucha contra la inflación comenzada por el actual Ministro de Hacienda se volverá una responsabilidad del Banco Central.

El último número de la revista Business Week en su sección de economía  informa sobre la confirmación de Alan Greenspan como Presidente del Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos. El Presidente Bush prefirió continuar trabajando con sus amigos. Los esfuerzos del Ministro de Hacienda de los Estados Unidos en promover a E Gerald Corrigan resultaron infructuosos. A pesar de algunos errores de manejo de la política económica el Presidente Bush decidió que "más vale malo conocido que bueno por conocer"

Con la confirmación de Greenspan se espera que se reduzca la inflación en los Estados Unidos. Los analistas piensan que al final de los cuatro años del segundo período del Señor Greenspan haya desaparecido totalmente la inflación.

Como todos sabemos, la constitución del 91 ha cambiado radicalmente el manejo de la Banca Central colombiana. El Banco de la República va a gozar de una autonomía considerable. Los miembros de la Junta Directiva van a tener períodos fijos y van a elegir al Gerente del Banco. El Doctor Francisco Ortega actual Gerente estará viviendo en estos momentos una experiencia similar a la que vivió su colega de la Reserva Federal.

En estos momentos de efervescencia y calor las intrigas por forma parte de los nuevos quíntuples deben estar en su apogeo. Las columnas "confidenciales"  de las revistas han comenzado a lanzar nombres para conformar la nueva Junta Directiva del Banco. Nuestros más destacados economistas estarán actualizando sus C.V. y haciendo planas con su firma para ver como luciría su autógrafo en los nuevos billetes.

Cualquiera que sea la decisión del Presidente Gaviria en la escogencia de los nombres que van a conformar la plana mayor del nuevo Banco Central, es claro que la tarea a que se van a enfrentar es bien importante. La lucha contra la inflación comenzada por el actual Ministro de Hacienda se volverá una responsabilidad del Banco Central.

Los resultados preliminares de la lucha contra la inflación han mostrado que esta no es una tarea fácil. Ante una mayor movilidad de los capitales golondrina, consecuencia de las reformas cambiarias, la política monetaria ha perdido su potencia. El gobierno ha tenido que apelar a la utilización de la política cambiaria para poder controlar el efecto monetario del ingreso de capitales. Esta medida que puede servir en el corto plazo para efectos de control monetario tiene serias consecuencias para la política de apertura.

La nueva Junta deberá entrar a diseñar un manejo monetario que permita mantener una situación competitiva internacional. Para ello deberá contar con un fuerte apoyo de la política fiscal. Para poder mantener un control de los medios de pago será necesario disminuir el déficit fiscal. El dos por ciento del PIB es una cifra incompatible con un manejo monetario sano. En las circunstancias presentes será necesario lograr un superávit en las finanzas del sector público.

El nuevo Banco de la República tiene ante sí un reto importante. Para bien de Colombia esperamos que tenga éxito en su difícil misión de manejar la política monetaria, crediticia y cambiaria del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada