martes, 6 de julio de 1993

Recordemos a Modigliani y a Friedman

La creación de un fondo de estabilización no deja de tener serios problemas.

En esta semana se llevará a cabo un importante seminario patrocinado por el Departamento Nacional de Planeación con el fin de analizar las posibles opciones para un manejo adecuado de los recursos provenientes de Cusiana. Indudablemente, la comunidad académica debe agradecer a los organizadores del seminario por brindarnos la oportunidad de oir importantes planteamientos sobre un tema de vital interés para todo el país.

Una de las propuestas que se ha venido debatiendo con mayor frecuencia y que indudablemente será motivo de discusión esta semana es la creación de un fondo de estabilización petrolera para lograr que los ingresos de Cusiana no se utilicen de manera inmediata sino que más bien se mantengan para utilizarlos posteriormente. Esta propuesta es una interpretación moderna de los sueños del faraón. Como todos sabemos, José le recomendó al faraón que guardará en sus graneros las cosechas de los años de las vacas gordas para utilizarlos en la época de las vacas flacas. Nuestros consejeros no solo apelan al buen éxito obtenido por el gobernante egipcio sino que también mencionan el éxito alcanzado en Colombia en la estabilización de los ingresos originados en la bonanza cafetera.

La creación de un fondo de estabilización no deja de tener serios problemas. Como se puede apreciar con lo sucedido con el Fondo Nacional del Café, el ahorro del Fondo de estabilización no solo desplaza parte de ahorro que harían los particulares sino que introduce una serie de incentivos que atentan contra la esencia misma del Fondo de estabilización. En efecto, en la época de vacas gordas el Fondo tiende a hacer gastos, a veces, innecesarios como patrocinar ciclistas y abrir lujosas oficinas en el exterior. La disciplina del gasto se pierde en buena parte por el acuerdo implícito de que en las épocas de vacas flacas y dada la importancia de la actividad productiva, el Estado no la va a dejar abandonada y que finalmente papá gobierno cubrirá la baja en los ingresos de los productores.

Adicionalmente, cuando se analiza con mayor profundidad la racionalidad de crear un fondo de estabilización siempre se encuentra que ésta se basa en el argumento que los consumidores son miopes y que no tienen en cuenta que es necesario ahorrar para la época de las vacas flacas. Para los proponentes de los Fondos de Estabilización el consumidor se comporta como lo describe Keynes en su teoría general mirando únicamente sus ingresos corrientes y gastando como nuevo rico en las bonanzas y como un fakir en las época de crisis. Las investigaciones de los Profesores Friedman y Modigliani sobre el ingreso permanente y el consumo a través del Ciclo Vital que les sirvieron para ganar el premio Nobel de Economía son ignorados totalmente por estos distinguidos economistas.


Las propuestas de Fondos de Estabilización que resultaban bastante atractivas en épocas de los faraones cuando no existía un sistema financiero bastante desarrollado, cada vez tiene menos importancia en Colombia. La posibilidad de utilizar el sistema financiero para precisamente consumir menos y ahorrar más en las épocas de bonanza para tener más recursos en la época de crisis es una realidad que no se puede ignorar. El sistema financiero mundial puede ofrecer mejores posibilidades de retorno que las que normalmente brindan los administradores de estos Fondos de Estabilización que no se distinguen por el acierto en la escogencia de las mejores inversiones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada