lunes, 27 de junio de 1994

El seguimiento del Plan de Empleo del próximo gobierno

El nuevo gobierno tiene la responsabilidad de precisar la meta de empleo, indicando cuáles son los sectores, las regiones y las ocupaciones en donde se van a generar los nuevos empleos.

El seguimiento del cumplimiento de las promesas hechas por los candidatos debería ser una de las actividades prioritarias tanto para el gobierno como para la oposición. Si el gobernante de turno ha recibido el apoyo para un plan de generación de un millón y medio de empleos, es necesario establecer un esquema que permita seguir el cumplimiento de los ofrecimientos realizados en el campo laboral.

Los nuevos encargados de la política económica muy pronto van a comprobar que la información sobre el empleo en Colombia es bastante deficiente. El DANE dentro de sus investigaciones regulares produce resultados solo a nivel de los principales centros urbanos. La encuesta de hogares de más amplio cubrimiento, que se realiza en el mes de diciembre, cubre las áreas metropolitanas de Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Manizales, Medellín, Pereira, Cúcuta y las ciudades de Bogotá, Pasto, Ibagué y Montería.

El número total de empleos en Colombia es una cifra casi imposible de obtener. Aunque en los Censos se indaga sobre el estatus laboral de la población colombiana, sus resultados no son comparables con los producidos en las encuestas de hogares. Los resultados del censo del 93 aún con las limitaciones anotadas podrían servir de base para conocer el número de empleos que recibe el próximo presidente. Ante la carencia de esta información es necesario proyectar a partir de la información del 85 y de mediciones sectoriales realizadas por el DANE.

Si partimos de 9'146.000 empleos registrados en el Censo de 1985 y utilizamos otra información, podemos calcular que el número de empleos pueden ser de unos 12 millones 800 mil. De estos, unos 3 millones 300 mil corresponden al sector agropecuario, 3 millones 800 mil al sector asalariado y cuasi asalariado, casi 2 millones 600 mil se ubican en el sector informal independiente y un poco menos de un millón corresponden al sector público.

Para calcular el número esperado de empleos es necesario conocer en detalle el modelo de desarrollo que va a seguir el próximo gobierno. Una aproximación del número de empleos creados en el próximo cuatrenio se puede obtener considerando la tendencia histórica que podría servir de base para la evaluación del plan propuesto por el candidato triunfante. La experiencia ha mostrado que en condiciones normales, el número de empleos ha venido creciendo al 3 por ciento por año. En cuatro años el crecimiento compuesto sería del 12.6 por ciento lo que quiere decir que se habrán creado un millón seiscientos mil empleos nuevos.

Estos cálculos burdos hechos en el reverso de un sobre podrían mostrar que el cumplimiento de la promesa puede ser relativamente fácil pues lo que se necesitaría sería mantener a la economía dentro de una trayectoria que permita sostener el crecimiento observado en el pasado. Es claro que el país no está interesado en crear un número determinado de empleos, lo que está buscando es que estos empleos sean productivos y que se elimine el gran problema de la informalidad. Por tanto, lo que se necesita es precisar cuáles van a ser los empleos que se quieren crear para que se pueda establecer si los programas tienen el éxito esperado.


El nuevo gobierno tiene por lo tanto la responsabilidad de precisar la meta de empleo, indicando cuáles son los sectores, las regiones y las ocupaciones en donde se van a generar los nuevos empleos. Además, debe establecer a la mayor brevedad, un sistema de seguimiento a la creación de empleo. Debe dotar al DANE y al Ministerio de Trabajo de los recursos necesarios para hacer las encuestas que permitan establecer a nivel de todo el país la evolución del empleo. El gobierno debería comprometerse con el país a presentar en su informe al Congreso un estado del cumplimiento de las metas de empleo. El país podrá juzgar entonces, si las promesas se han cumplido o si todo se quedó en buenas intenciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada