lunes, 6 de junio de 1994

La solución a la inflación puede llegar de Caracas

Si las recetas del Profesor Dornbusch tienen éxito en Venezuela, es probable que termine asesorando al gobierno colombiano en la forma de bajar la inflación a un sólo dígito.

Los datos divulgados por el DANE a comienzos del mes muestran que la inflación continua alta y muy por encima de la meta fijada por la Autoridad Monetaria. En efecto, el DANE nos muestra una inflación en los primeros cinco meses cercana al catorce por ciento, cinco puntos porcentuales por debajo del 19 por ciento fijado por la Junta Directiva del Banco de la República. Como la inflación de los últimos doce meses está casi cinco puntos porcentuales por encima de la meta inflacionaria del 19 por ciento, para poder llegar a la meta de inflación sería necesario tener inflaciones mensuales que fueran inferiores en casi un punto porcentual, a las registradas el año anterior.

Si miramos algunos determinantes de la inflación podríamos ver que estos se encuentran por fuera de los límites fijados por la Junta Directiva del Banco de la República. Los medios de pago en la última semana volvieron a salirse de los corredores fijados por el Banco Central. El crecimiento acelerado de los medios de pago y de los cuasidineros, sin lugar a dudas, inducirán fuertes presiones inflacionarias que dificultarían el logro de la meta inflacionaria.

Como si no fuera suficiente la presión de los medios de pago, en estas tres semanas operará con gran intensidad el llamado ciclo económico de origen político. El candidato del partido liberal con su Ministro de Agricultura han comenzado a ofrecer regalitos para tratar de atraer electores que en la primera vuelta se mostraron poco convencidos por los ofrecimientos del partido de gobierno.

Ante los acontecimientos en Venezuela, el control de la inflación colombiana se ha vuelto extremadamente crítica. Para poder mantener la situación en la frontera bajo control es necesario que nuestra inflación esté muy por debajo de la inflación en Venezuela.

Mientras la inflación venezolana compense la devaluación del Bolívar frente al dólar, las exportaciones colombianas pueden mantenerse. Tan pronto la economía venezolana entre en un proceso de estabilización y la inflación en el hermano país comience a bajar, el problema en la frontera oriental se complicará tremendamente.

Como ha informado la prensa, los asesores del FMI, entre ellos el Profesor Dornbusch del MIT, se han trasladado a Caracas para comenzar a promover sus recetas de estabilización inmediata. Es muy posible que ante la gravedad de la crisis y teniendo en cuenta la necesidad de contar con el apoyo del FMI, al gobierno venezolano no le quede otra alternativa que la de emprender un fuerte programa de ajuste que se traduzca en una pérdida de competitividad de la economía colombiana con serias consecuencias para la zona fronteriza.

La posibilidad de que un plan de estabilización pueda dar resultado en Venezuela depende en buena parte en que el Gobierno venezolano tome medidas drásticas como las propuestas por el Profesor Dornbusch. La congelación de precios, salarios y la tasa de cambio, es bastante atractiva y probablemente se tome muy pronto. Por el contrario, la elevación del precio del petróleo y la gasolina y de otros precios controlados por el gobierno, puede ser bastante complicada. Pero si se quiere contar con el aval del FMI, necesario para contar con la confianza de la comunidad internacional, será preciso hacer ajustes penosos en los precios de algunos energéticos.

La experiencia en el plan de estabilización del gobierno venezolano, debe ser mirada con mucho detenimiento por el gobierno colombiano. Es necesario ver si este plan está teniendo éxito, para entrar a tomar medidas similares en Colombia. Es muy probable entonces, que si sus recetas tienen éxito en Venezuela, el Profesor Dornbusch termine asesorando al gobierno colombiano en como se baja la inflación y que al fin Colombia tenga una inflación de un dígito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada