lunes, 22 de febrero de 1993

Gracias Presidente Clinton

La política económica de Clinton puede favorecer a la economía colombiana.

Los periódicos han comenzado a preocuparse un poco más por los acontecimientos de la economía de los Estados Unidos. El discurso del Presidente Clinton ha sido objeto de comentarios por parte de analistas y dirigentes gremiales. Es evidente que tanto la difusión de la televisión por cable con su cubrimiento instantáneo de las noticias y la reciente posesión del Presidente de los Estados Unidos explican en buena parte el mayor cubrimiento dado en esta ocasión al discurso de Clinton sobre el Estado de la Unión.

El mensaje presupuestal de los presidentes de la Unión americana casi siempre pasaban desapercibidos en Colombia. Muy pocos de los columnistas colombianos se habían preocupado por analizar los acontecimientos de la economía americana. Por mucho tiempo, este columnista mantuvo el monopolio sobre este tema. Como bien lo saben mis lectores, cada año destaco la importancia de trabajos como el de la Brookings Institution sobre la fijación de prioridades nacionales y anhelo que algún día en Colombia se produzca un análisis serio que pueda enriquecer la discusión del presupuesto nacional.

El mensaje de Clinton permite ver su deseo de controlar el déficit fiscal de los Estados Unidos. El Presidente Clinton entra así en clara contradicción con el Candidato Clinton. El candidato ofreció dar un estímulo a la economía para salir de la recesión. El Presidente encuentra que el ajuste fiscal con sus implicaciones recesivas de corto plazo es necesario para poder tener un crecimiento de largo plazo.

Para poder entender este importante cambio en la dirección de la política americana así como las repercusiones que pueda tener en Colombia es necesario presentar antes un pequeño diagnóstico de la situación económica de los Estados Unidos. Para muchos el problema de nuestro principal socio comercial se deriva del déficit fiscal. Como se explicó hace ocho días, al tener que financiar un déficit el gobierno americano debe emitir bonos lo que lleva a un aumento en la tasa de interés. Este aumento en la tasa de interés en los Estados Unidos da lugar a una entrada de capitales lo que tiene como consecuencia una revaluación del dólar. La revaluación de la moneda conlleva una pérdida de competitividad de la economía americana con relación a la del resto del mundo. Al perder competitividad se disminuyen las exportaciones y se aumentan las importaciones. El déficit fiscal en una economía con tasas de cambio flexibles se traduce entonces en un déficit del sector externo y en un menor crecimiento.

Si se acepta este diagnóstico la solución obvia es tratar de disminuir el déficit fiscal. Precisamente esto es lo que pretende el Presidente Clinton. Si el Congreso de los Estados Unidos acepta la propuesta del Clinton se puede esperar que el dólar se devaluará con relación a las otras monedas como consecuencia de la reducción en la entrada de capitales a Estados Unidos. Al devaluarse el dólar con relación a otras monedas las economías latinoamericanas y todas las que tienen sus monedas ligadas a la norteamericana participarán del estímulo norteamericano. En consecuencia, es posible esperar que la reducción del déficit fiscal de los Estados Unidos tenga un impulso favorable en nuestro país.

Otro efecto importante de la devaluación del dólar con relación a otras monedas será la reducción de las tendencias proteccionistas de los Estados Unidos. El sentimiento proteccionista reinante no es más que un reflejo de la falta de competitividad de los Estados Unidos con relación al resto del mundo. Al recuperar la Economía americana su competitividad disminuirá la presión para cerrar la economía americana. Nuestro proceso de apertura tendrá mejores resultados entonces en un mundo en el que el dólar sea más barato que otras monedas.

Enroque en el Banco de la República.


Al finalizar la semana el gobierno anunció el nombramiento de Miguel Urrutia como nuevo Gerente del Banco de la República en reemplazo de Francisco Ortega. Nos complace el nombramiento de tan destacado economista para dirigir el Banco Central de Colombia. Teniendo en cuenta su brillante trayectoria le auguramos muchos éxitos en su nuevo cargo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada