viernes, 13 de junio de 1997

La teoría económica y las instituciones

Los más prestigiosos economistas teóricos no se han preocupado por el análisis de las instituciones. La admiración mostrada por los economistas por el funcionamiento del mercado ha dirigido los esfuerzos a su estudio. En épocas recientes se ha despertado un interés por el estudio de las instituciones que se ha visto recompensado cuando la Academia de Ciencias Suecas ha elegido al premio Nobel de Economía. El trabajo de Herbert Simon, Ronald Coase y Douglass North ha sido premiado con tan importante reconocimiento.

La caída del muro de Berlín con la consecuente crisis del sistema comunista puso de presente la importancia de las instituciones. El fracaso del sistema comunista no solo puso de presente la superioridad del mercado como mecanismo de asignación de recursos sino que también demostró la importancia de crear instituciones que permitieran que el mercado funcionará de manera eficiente. La creación de mercados de valores, un sistema judicial que permitiera el cumplimiento de los contratos que habían sido el fruto de largos períodos de cambios incrementales debieron ser reconstruidos para soportar el nuevo modelo económico.

El nuevo enfoque institucional basado en buena parte en un trabajo pionero de Ronald Coase de 1937 y expresado en el libro de North Instituciones, cambio institucional y desempeño económico ha fascinado a muchos reformadores que lo han convertido en fuente de inspiración para sus esfuerzos de transformar la sociedad. La teoría surge de forma natural cuando se introduce el concepto de los costos de transacción. En una sociedad donde existen los costos de transacción el mercado no asigna de manera óptima los recursos de la sociedad sino que requiere de instituciones públicas y privadas para lograr su cometido.

Las instituciones formales e informales aparecen como una solución a los problemas de la información imperfecta y a la racionalidad limitada de los agentes económicos. La cultura ciudadana y otros esfuerzos educativos así como los cambios en los ordenamientos legales se convierten en instrumentos importantes para mejorar la asignación de recursos. Las propuestas de la actual administración distrital se entienden mejor cuando se miran a la luz del libro de North.

El análisis de la existencia misma de las instituciones viene acompañado de una explicación de cuales son las razones del cambio. El Profesor North ilustra su tratamiento con variados ejemplos históricos combinando de una manera encantadora la creación de teoría con el análisis histórico. North al igual que Krugman destaca la importancia de los rendimientos crecientes para determinar el resultado final. En este mundo de rendimientos crecientes se pueden obtener resultados inferiores a los esperados. El caso del teclado actual llamado por algunos QWERTY sirve para ilustrar el triunfo de un diseño inferior que gracias a haber comenzado de primero se impuso sobre otros más eficientes.

North ilustra el impacto negativo de las malas instituciones en el desarrollo económico con unas interesantes comparaciones entre España y Gran Bretaña en el Siglo XVI. Las deficientes instituciones españolas aparecen como una de las principales razones para el ocaso de un gran imperio. El desarrollo de instituciones en donde imperó la disciplina fiscal y florecieron los derechos de propiedad que permitieron un desarrollo del mercado de capitales aparecen como una de las principales causas del surgimiento de un nuevo imperio en Inglaterra.

La lectura de tan interesante libro en su versión española nos deja una importante lección sobre la importancia de las instituciones. La cultura americana con su énfasis en la calidad de los productos editoriales es indudablemente una gran ventaja sobre nuestra cultura en la que una obra tan importante es literalmente masacrada por un traductor que muestra una total ignorancia del idioma y de la economía. La traducción del libro de North se convierte en una fuente inagotable de frases para ilustrar el mal manejo del lenguaje económico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada