miércoles, 28 de enero de 2015

La recomendación Marxista para la entrada de Colombia a la OCDE

El día lunes 19 de enero de 2015 se hizo el lanzamiento del informe realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sobre la situación económica de Colombia[1]. La OCDE[2] es una organización que cuenta con 34 miembros entre los que se encuentra Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia, Italia, España, Japón y Corea del Sur.  

En enero de 2011, el presidente Santos inició los contactos para entrar al llamado club de los países más ricos. El 30 de mayo de 2013, la OCDE abrió el proceso de negociaciones para el ingreso de Colombia y Letonia.

Como parte del proceso, la OCDE produjo un primer informe sobre Colombia en el que destacó tres retos a los que se enfrentaba el país y que deberían ser atendidos a la mayor brevedad posible. Estos eran: tomar medidas para liberarse de la llamada enfermedad holandesa; aumentar la productividad y lograr una mayor equidad.


El segundo informe lanzado el 19 de enero de 2015, por sustracción de materia ya no menciona el problema de la enfermedad holandesa pues con la bajada de los precios del petróleo y otros commodities, se curó de manera milagrosa de esa terrible enfermedad.

Este segundo informe comienza con un Resumen Ejecutivo en el que se presentan los principales hallazgos y las principales recomendaciones.  Entre los principales hallazgos se mencionan tres . La economía colombiana ha tenido un desempeño extraordinario en la última década; tanto el marco fiscal como la posición fiscal del país son sólidos; y en Colombia, los niveles de pobreza en la tercera edad son elevados, lo cual refleja la muy baja cobertura del sistema colombiano de pensiones y la elevada informalidad del mercado laboral.

El informe de la OCDE  trae las siguientes recomendaciones:
  • Fortalecer el crecimiento inclusivo mediante un mayor desarrollo financiero, educacional y de habilidades y competencias, así como mejores infraestructuras.
  •  Realizar una reforma integral del sistema tributario para aumentar la equidad, el crecimiento y la recaudación.
  • Reformar a fondo el sistema de pensiones para reducir la desigualdad y la pobreza en la tercera edad.
  • Continuar reformando el mercado laboral para reducir la informalidad y crear más puestos de trabajo de calidad.[3]


Después del Resumen Ejecutivo, el informe  presenta una sección de evaluación y recomendaciones. En ella se tratan cuatro temas: i) perspectivas macroeconómicas; ii) políticas macroeconómicas;  iii) construyendo un sistema tributario, más eficiente, equitativo y verde; y iv) promover un crecimiento más inclusivo.

El apartado sobre perspectivas macroeconómicas trae unas proyecciones sobre la economía colombiana para los años 2015 y 2016 que se presentan a continuación.



Los que han venido siguiendo este Blog probablemente piensen que las proyecciones para el 2015 pueden ser demasiado optimistas. La depreciación del peso colombiano y  las pérdidas en la bolsa de valores van a tener un efecto negativo importante en el consumo privado y en la formación bruta de capital (inversión). Como muy bien lo dice el informe, la evolución macroeconómica estará sujeta a riesgos a la baja.

Entre los riesgos mencionados en el informe están los relacionados con el mercado de vivienda.  En el Gráfico 7 del informe se presenta información sobre cuatro indicadores relacionados con este mercado de vivienda.


En el panel A se muestra una tendencia al alza de la relación entre los precios de la vivienda y el ingreso disponible. En el panel B se exhibe una tendencia creciente del endeudamiento de los hogares con el sistema bancario, en el panel C se aprecia una tendencia creciente en la participación de la construcción y de los préstamos hipotecarios con relación al PIB. Finalmente, en el panel D se muestra un deterioro de los indicadores sobre préstamos hipotecarios y provisiones.

Ante las dificultades previstas para el sector inmobiliario en el futuro cercano, la OCDE recomienda eliminar los subsidios contemplados en el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (PIPE) y eliminar los incentivos al ahorro inmobiliario como las cuentas AFC. Recomendaciones que, pueden lucir muy ortodoxas y plausibles, pero que con seguridad van a contrariar a más de un constructor y que se pondrá a pensar si realmente vale la pena entrar al club de los ricos.  

La siguiente sección denominada “Construyendo un sistema tributario más eficiente, equitativo y verde” presenta un diagnóstico de las deficiencias del sistema tributario colombiano. El informe destaca que las personas naturales en Colombia tributan muy poco y que las empresas tienen una carga tributaria muy elevada. La reforma estructural propuesta debería disminuir la carga tributaria a las empresas y aumentar la de las personas naturales.

En Colombia se da por sentado que no existe problema alguno en gravar a las empresas. Muy pocos son conscientes de la elevada carga tributaria de las personas jurídicas y por lo tanto reducir su carga tendrá muy poco apoyo político. Tal vez la mejor manera de mejorar la estructura tributaria sería comenzar con el marchitamiento del Impuesto sobre la renta para la equidad CREE introducido en la reforma tributaria de 2012. En el informe se encuentran fallas protuberantes a este invento colombiano que aumenta los costos de cumplimiento a las empresas y dificulta la labor de fiscalización de la DIAN.

Para aliviar la carga tributaria de las empresas, el informe trae una propuesta interesante. La OCDE sugiere eliminar el cobro del IVA para los bienes de capital dedicados a la producción.. Esta idea parece bien interesante por cuanto lograría reducir los costos de uso del capital aumentando los incentivos para la inversión[4].

La OCDE en su informe recomienda volver a la doble tributación, es decir cobrar el impuesto a la renta a las empresas y luego volverlo a cobrar a los dueños del capital cuando se paguen los dividendos de las sociedades. Este tema de la doble tributación ha sido ampliamente debatido en el pasado y, en mi opinión la decisión de la administración Barco de eliminarla fue muy acertada. Los resultados en la bolsa de valores y en la inversión empresarial fueron muy favorables después de la reforma tributaria de 1986 (Ley 75 de 1986)  promovida por Cesar Gaviria cuando era Ministro de Hacienda de Virgilio Barco.

El último tema tratado en el informe  es el análisis de la situación de las personas mayores de 65 años.  Los datos son impactantes pues muestran la alta vulnerabilidad de este grupo y los problemas causados por la alta participación del sector informal que ha hecho casi imposible cumplir los deseos de obtener una jubilación. Ante una situación tan grave, la OCDE propone hacer cambios importantes en el sistema pensional que incluyen aumentos en la edad de jubilación, ampliación del apoyo a los adultos mayores en condición de pobreza y eliminación de la condición de que las pensiones no puedan ser inferiores al salario mínimo.

Después de leer el informe uno se podría preguntar si de golpe la mejor decisión puede ser la que tomó Brasil que siguiendo la recomendación marxista, la de Groucho y no la de Karl, resolvió no entrar a un club que lo hubiera aceptado como socio..





[1] El resumen del informe se puede consultar en http://www.oecd.org/eco/surveys/Overview_Colombia_ESP.pdf
[3] OECD (2015) P. 5 Transcripción textual del informe de la OECD.
[4] Dale W Jorgenson y sus colaboradores han estudiado el efecto que tiene el sistema tributario en el costo de uso de capital y las consecuencias de esta variable en la inversión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada